Vuestro amigo Potter

Nací en un criadero, me vendieron como mercancía.
Mi mamita decía que estábamos de moda, por eso la hacían criar una y otra vez. Tantas camadas tuvo que ya sus hijos nacíamos pequeñitos y con mala salud.
Yo nací especialmente perjudicado, un cerdito que no tardará en morir.
-¿A quien vendemos esto?- Decían al verme esos hombres.
Y vino un chico: Sergio. Le di pena y me compró.
Me tuvo viviendo en familia con perros y humanos y yo no supe bien a que especia pertenecía así que hacía un poco lo que esperaban de mi… bromeaba y obedecía para no dar problemas y poder quedarme en un hogar.
Pero crecí…

Crecí como crecen todas las criaturas y el espacio cedido para mí ya no era el adecuado. Mis patitas sangraban por pisar siempre el cemento y comprendieron que me aburría de estar siempre tumbado, Así que decidieron buscarme otro lugar.
En esta sociedad no había sitio para un cerdito vietnamita adulto, y supongo que ni para el resto de hermanos que van creciendo y “molestando” en sus hogares de humanos.

Que pena ser un accesorio de moda… acabaremos donde acaban los juguetes, en el vertedero.

Y siguiendo con mi historia, encontraron una granja escuela donde se supone podría vivir. Pero la empresa quebró y en poco tiempo volví a ser la preocupación de Sergio.
Buscó y buscó, y nadie le daba una solución.
Una familia humana se compadeció o quizás encontró divertido mi aspecto, y lo que en un principio pudo ser una amistad, pronto se tornó en miedo cada vez que emitía algún sonido.

Yo no soy malo, ni muerdo, yo soy un cerdito y hago ruidos, y a veces, como tu, también me cabreo.
No soy un juguete, yo como, cago y duermo. Y tengo unas necesidades que cubrir para vivir en paz y ser feliz.
Antes de comprar a un cerdito hermano, por favor, piensa en mi historia, por todos los sitios que he pasado y al final, sin hacer mal ni bien, de todos me han echado.

Me llamo Potter, soy un animal. Puedo pensar, sentir amor, temblar de miedo y soñar.
Ahora estoy en EL Hogar de Luci, me han dado una oportunidad cuando mi amigo Sergio ya pensaba en sacrificarme porque no sabía donde llevarme.

Me estoy adaptando, estoy intentando no dar disgustos, ni hacer ruidos, ni apenas moverme para así pasar desapercibido. Si vuelve a pasarme, sería el fin.
Por esto escarbo y me envuelvo en la paja, donde apenas los humanos pueden verme. A ver si así, el aspecto que me ha tocado tener no da miedo a nadie y me dejan quedarme. Y vivir, y no tener miedo ni angustia por si un día deciden que no puedo estar aquí.

Os cuento esto, voluntarios que visitáis el Santuario, para que me entendáis.Yo también tengo miedo. No quiero cogeros cariño, por si volvéis a abandonarme y tengo que llorar de nuevo.
Dadme tiempo, dejad que me adapte y olvide el calvario que los humanos me han hecho pasar. Quizás un día me levante siendo mas tierno, pueda veros sin miedo y como cuando era pequeño, pueda jugar y amaros sin recelo.

Vuestro nuevo amigo Potter

potter

Si quieres formar parte de su vida, adoptarle y darle un hogar seguro y responsable:
[email protected]
635120868 / 619932338
Si te soliradizas con su dolor, si quieres ayudarle y ayudarnos a rescatar a mas animalitos como  Potter, puedes amadrinarle o hacerte [email protected] de EHL.
Con tu ayuda salvamos vidas
[email protected] 633.266.317

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>