Vegan Night

caroline

Muchas novedades, viejos amigos, caras nuevas y buena comida nos acompañaron en la noche del viernes, en homenaje a Caroline, la más dulce de las ocas que habitan el Santuario, y por la recuperación de su ala rota.

Estrenamos un magnífico local, el Volta Café, al que Fernando y Carmen nos invitaron amablemente, concienciados con nuestra causa, y a los que damos las gracias desde aquí. Con un magnífico ambiente, decoración acogedora y buena música, nuestros voluntarios no tardaron en animarse mientras preparaban la decoración, la mesa de tienda, la rifa… Nuestra magnífica rifa, que en esta ocasión fue doble, gracias a la colaboración de Planeta Vegano, que aportó una cesta de rica comida vegana al ganador del primer sorteo; y de Restaurante Vegania, que ofreció una cena para dos personas al ganador del segundo sorteo.

voltacafe

Todo esto con la ilusión de siempre y los nervios a flor de piel, como si se tratase de la primera vez.

Al otro lado de la sala, Luis y Sara, de La Cocina de Luis y Sara, preparaban la presentación de los maravillosos platos veganos y crudiveganos que nos servirían, sobre una escarcha de hielo, a lo largo de la noche, y a través de los que recaudamos el grueso de los fondos destinados a las curas veterinarias de Caroline.

Buena comida, buen ambiente pero, ¿qué trae a la gente a este evento?

luisysara

Julie, Elena y Laura nos contaron que conocen a Caroline y a su familia de ocas desde hace un tiempo y, aunque saben que son personas de una carácter un tanto especial, comentan que las entienden, porque se saben indefensas, con su largo cuello expuesto a los depredadores y, al ser tan familiares, no pueden evitar enfrentarse a los demás animales, en su miedo a perder a sus hermanas.

treschicas

Antonio y Jimmy las llaman cariñosamente “la mafia” (¡y nos consta que muchos más lo hacen!) por ese sentimiento tan familiar que las une, que las hace velar las unas por las otras y unirse para protegerse mutuamente incluso de individuos mucho más grandes que ellas. Ambos coinciden en que Caroline es la más dulce de ellas.

Pero, ¿y aquellas personas que, no conociendo a Caroline, han acudido a aportar su granito de arena por su recuperación? Hay quien ha encontrado en estos eventos no sólo una forma de ayudar a los animales desde la distancia, por no poder hacerlo en propio santuario, sino también como un modo de rodearse de personas que parten del mismo sentimiento de protección y reivindicación de una igualdad entre animales, sin importar la especie.
Por ejemplo, Miguel nos cuenta que él, como vegano, cree que la consecuencia directa es ser activista y transmitir a donde vaya el mensaje del veganismo y el respeto a todos los animales por igual.

rifa

Con declaraciones así, está claro que estábamos rodeadas de gente estupenda y que nuestra Vegan Night fue todo un éxito. ¡No te pierdas la próxima!

mollyhappy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>