Una nueva vida para Gonzo

Os presentamos a Gonzo, nuevo habitante del Santu.

Es una paloma torcaz adulta que ha llegado muy pachucha a su nuevo hogar.

No sabemos muy bien qué le ha pasado al pobre Gonzo pero como veis en la foto está muy machacado por dentro y por fuera.

Pero ahora ya está en el EHL y estamos felices de que halla llegado. Nos hizo mucha ilusión pues en el Santu vive otra paloma torcaz: Cocopollo. Y todos estamos enamorados de ella, y poder hacer un hueco a otra torcaz nos llenó de satisfacción y más cuando vimos que necesitaba un EHL con urgencia. Cocopollo ya es libre y vuela por el Santu a sus anchas, pero aún no ha hecho amigos torcaces de la zona y nos encantaría que pronto pueda ayudarnos a recuperar a Gonzo y que se hagan inseparables.

Su cuerpecito tiene heridas por todas partes, ha pedido la cola, no vuela y su plumaje está en un estado deplorable…quién le rescató del suelo no le proporcionó después los cuidados adecuados pues tras una herida abierta por ataque de depredador o accidente este estado físico y psíquico no son normales. Nos fijamos en su postura  agachada, en cuclillas y tras examinar sus heridas parece que lleva tiempo confinado en un sitio muy pequeño que además le causaba heridas y desplume al moverse…y mal nutrido por su aspecto…incluso con un dedo inflamado, deforme y sin fuerza, posiblemente debido a la malnutrición o a una salmonela crónica…

Lo primero en su tratamiento de ave aterrorizada y en shock, ha sido dejarla libre y relajada en la enfermería del EHL, es decir, al cuidado de las dos personas que saben más de palomas que hemos conocido nunca, (https://www.facebook.com/MisAmigasLasPalomas) ellas colaboran rehabilitando este tipo de animales de situaciones límite, y cuando están en perfecto estado de salud, son realojadas en el Santuario-escuela, donde vivirán libres y protegidas el resto de sus días:

Lo primero para curar a una paloma torcaz, es suprimir todo tipo de estrés. Las aves adultas no nos cogerán cariño y además, tampoco hay finalidad alguna por nuestra parte de sociabilizarla con humanos. Pues la idea es que vivan su propia vida, vida salvaje, como cualquier torcaz.

Gonzo, por ejemplo, está absolutamente aterrorizada. Y como no podemos ofrecerle cariño y consuelo por la pérdida de su anterior vida  sólo nos queda atenderla bien y dejarla tranquila. Además tiene la suerte de coincidir con Petro en la enfermería, otra palomita blanca y negra en recuperación de viruela que vivía en el santuario de EHL…Así se hacen compañía y las visitas de su amigo volador parecen animarle!

Así que lo primero fue prepararla un sitio amplio, sin rejas y calentita. Prepararla un buen menú a base de semillas y cereales de todo tipo: mixtura para palomas, alpiste, soja, sarraceno, arroz, maíz, sésamo, pipas, lino…y complementarlo siempre con vitaminas en el agua y minerales. Para potenciar más su rápida recuperación también le ponemos electrolitos y oligoelementos en el agua y levadura de cerveza con  probiótico mezclado con la comida. Como las aves pasan mucha hambre en libertad, son muy golosas y se animan mucho con un buen menú a su disposición las 24 horas del día. Sólo le visitamos unos minutos al día para ver que mejora cada día y que el tratamiento va bien, que ha comido, ha hecho sus cositas y tiene el agua limpia y llena…Como no sabíamos si tenía daños internos o enfermedad, comenzamos antibioterapia preventiva suave de amplio espectro durante una semana para evitar o curar posibles infecciones.  Estamos tratando las heridas con crema cicatrizante y bactericida y también le hemos desparasitado por dentro  y por fuera.

Su mente está traumatizada y  ha tardado una semana en moverse…una semana en dejar de ser una paloma de cartón-piedra y dar unos pasitos. En mover un poco la cabecita. En recuperar la postura erguida y acicalarse algo las plumas. Nos encantaría que nos entendiera y poder decirla que no tiene nada que temer, que ya pasó todo!!! Pero quizás aún sienta el confinamiento del que vino. Las heridas de su alma son más difíciles de curar pero lo intentaremos, esperamos que le encante la casita de EHL donde podrá vivir a sus anchas, sin molestias, con sol, agua, amigos emplumados y comidita de la rica. Esperamos que pronto olvide estos meses de sufrimiento.

Así que ya ha pasado lo peor para Gonzo. Ahora en el Santuario-escuela de EHL podrá volver a ser símbolo de libertad.

¡Nos encanta nuestro nuevo miembro de la familia!

P y B

image002

Si quieres ayudar a Gonzo, a superar su miedo y su enfermedad, si crees que todos los animales tienen que tener la misma oportunidad para recuperar su vida, puedes ayudarnos apadrinándola para que entre todos podamos pagar su medicación y su comida especial de enfermitos:

[email protected]

Sabemos que otro mundo de respeto y amor para todos es posible, desde EL Hogar de Luci luchamos cada día para que nuestro pequeño rinconcito al que llamamos Santuario sobreviva y podamos recuperar a mas seres inocentes que como Gonzo, sufrieron el abuso del humano y le llevaron casi a una muerte prematura.

Es deber de todos enmendar el daño que les está haciendo la sociedad, puedes unirte a este bello y necesario proyecto haciéndote voluntario/a para luchar junto a nosotros y junto a ellos:

[email protected]

Si no puedes venir personalmente pero entiendes que todos podemos colaborar, haz un donativo puntual que ayudará a Gonzo y otros muchos pequeñines más a recuperar su salud y su libertad:

https://www.facebook.com/SantuarioEHL/app_129982580378550

1 Comment

  1. Rebeca dice:

    Yo quiero a todos los animales, me encantaría dar algo para ella y para todos los demás, pero en estos momentos estoy pasando una mala situación económica hasta para ir a este bello lugar (Santuario) supone un gasto que no me lo puedo permitir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>