Sola, la gatita

image002

La gatita que con sólo 1,5 meses perdió a su familia y buscó desesperada ayuda sorteando los peligros de la noche.

Atravesó carreteras, se subió a árboles y escondida entre los cerditos de EHL supo encontrar el momento justo, cuando los perros dormían, para llamar nuestra atención.

Después de oírla durante días y no dejarse ver, pudo más el hambre y el agotamiento que el miedo.

En la noche cerrada pasaban los minutos y horas y no se la localizaba. Desesperada por su maullar lastimero la prometí que aquí la íbamos a cuidar y salió un brillo de luz de sus ojitos, entre las ramas de un árbol dejó su posición clara. Tiritó pero dejó que la mano amiga la alcanzara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *