Ringo

ringo

Ayer murió Ringo

Ayer Ringo dejó de comer, la mirada no tenía ya interés en el mundo que le rodeaba. Su cuerpecito se había cansado de luchar, así que le acompañamos dulcemente a dormir eternamente donde los dolores y las preocupaciones ya no existen.

Aquí añoramos su mirada, su presencia, sus gruñidos y su tacto al acariciarle a cada momento. Ahora parece que nos sobra tiempo y nos sobra preocupación, ahora miramos al jardín y su camita está vacía, en la noche no se oía su respiración…

Hoy nuestro viejito Ringo está en el aire y en el campo del santuario, está detrás cuando paseamos aunque volvemos ansiosas para verle y su silueta y su mirada no están… Hoy estamos un poquito más solas por fuera, pero más llenas en el corazón.

Ayer paseando, dejando salir las lágrimas ahora que él ya no nos veía, miraba el cielo tan bello, miraba la montaña vegan que es de ellos, de todos los animales que fueron rescatados y han vivido tan felices en las tierras naranjas de libertad.
Y pensé que este era nuestro Hogar, que nunca podríamos marchar ya, porque sería como abandonarles a todos ellos, a los que estuvieron y ya no están. Nos reconforta pensar que andamos a su lado, que aunque no suenen sus pasos, ellos caminan felices oliéndolo todo alrededor.

Estoy segura, que de las muertes que he vivido en mi vida, con los compañeros de otras especies, Ringo ha sido una de las más dulces y tranquilas. Serenamente dejó de brillar su mirada y su corazón se durmió mientras miraba por la ventana su jardín y oía el ronroneo de los gatos.

Hemos procurado para el abuelito la mejor de las vidas, ahora estoy segura que nuestro trabajo es necesario. Ahora con Ringo se que lo hemos hecho muy bien, no hay dudas, lo hemos intentado todo y antes de que llegaran los dolores le hemos ayudado a marchar.

Gracias amigos por hacer posible este gran proyecto del santuario y hacer que podamos dar una vida maravillosa para los animales que como Ringo, un día fueron abandonados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *