Productos animales, verdades y mentiras

¿Existe alguna relación entre la leche y la fragilidad de los huesos?

Un estudio de la Universidad de Harvard ha dado con la respuesta. Los investigadores analizaron los efectos de la leche en los huesos de 75.000 mujeres durante un período de doce años.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), existe una relación entre la frecuencia con la que se origina un cáncer de mama y el nivel de consumo de leche en un país. Otros estudios sugieren que la lactosa aumenta el riesgo de contraer cáncer ovárico. En el caso de los hombres, la ingesta elevada de calcio implica una mayor predisposición a contraer cáncer de próstata.

«La Deutsche Gesellschaft für Ernährung (DGE) recomienda tomar medio litro de leche entera al día o sustituirlo por un vaso de leche, un yogur y dos lonchas de queso.» Es decir, ¡justo lo que ES PERJUDICIAL!



https://www.rhein-zeitung.de/startseite_artikel,-Wissenschaft-uneins-Wie-gesund-ist-welche-Milch-wirklich-_arid,1185840.html#.U9ekyig1Sk1

De nuestra redactora Nicole Mieding.
¿Existe alguna relación entre la leche y la fragilidad de los huesos? Un estudio de la Universidad de Harvard ha dado con la respuesta. Los investigadores analizaron los efectos de la leche en los huesos de 75 000 mujeres durante un período de doce años.

Resultado: los huesos de los sujetos de estudio no se volvieron más resistentes, sino todo lo contrario. Los investigadores encuentran la respuesta en la hiperacidez del organismo producida por el consumo frecuente de leche. Para contrarrestar esta hiperacidez, el organismo extrae calcio de los huesos. Como consecuencia, aumenta la predisposición a la osteoporosis.

osteo
La Deutsche Gesellschaft für Ernährung (DGE) recomienda tomar medio litro de leche entera al día o, en su defecto, un vaso de leche, un yogur y dos lonchas de queso. Aclaración importante: la leche no es una bebida, sino un alimento. Excepto fibras vegetales, contiene todo lo que una persona necesita para sobrevivir: agua (87 %) grasa (de manera natural, en torno al 4 %), azúcar de leche (lactosa), proteínas, calcio, magnesio, yodo, fósforo, sodio, potasio, vitamina A, B y B12, así como el aporte energético de dos galletas de mantequilla (67 calorías). Como nuestra alimentación tiende a ser demasiado rica en grasas, la DGE recomendó tomar leche baja en grasa. Sin embargo, quien no padezca ningún problema de salud debería decantarse por la leche entera, ya que contiene más de 1 000 ácidos grasos insaturados y una mayor cantidad de vitaminas. Por norma general, cuando más contenido en grasa tenga y más cuidadoso sea su tratamiento térmico, más rica en vitaminas será la leche.
No sólo los veganos ponen en duda si deberíamos tomar leche. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), existe una relación entre la frecuencia con la que se origina un cáncer de mama y el nivel de consumo de leche en un país. Otros estudios sugieren que la lactosa aumenta el riesgo de contraer cáncer ovárico. En el caso de los hombres, la ingesta elevada de calcio implica una mayor predisposición a contraer cáncer de próstata.

calcio
En cuanto al sabor, nos hemos acostumbrado a los denominadores comunes más pequeños, ya que en realidad el sabor es diferente dependiendo de cada vaca. El aroma de la leche viene marcado por la edad de la vaca, su estado de salud, su alimentación, e incluso el ambiente que impera en el establo. Ni siquiera los que trabajan en los tanques de leche perciben esta diversidad de sabores.
En los envases de leche del supermercado no se señala nada de esto: en su interior contienen leche de unas 450 vacas criadas de forma diferente. En los tanques de las grandes lecherías, la leche se mezcla, se somete a un proceso de homogeinización y de pasteurización y se descomponen sus elementos para eliminar las bacterias lácticas y conseguir el contenido graso deseado. En el envase no se puede ver de qué granjas viene la leche.
Contra la indiferencia de sabor, los gourmets apuestan por la leche cruda, aunque el producto original procedente directamente de la vaca no se encuentra casi en ningún lado. Desde la crisis del E. coli, los ganaderos sólo pueden vender en cantidades muy reducidas, y se les indica que esterilicen la leche antes de su consumo. Si este proceso se realiza en condiciones domésticas, el sabor y las vitaminas se pierden y el producto sabe a leche ultrapasteurizada (UHT.). «La leche cruda, por su valor nutritivo, es inmejorable para proteger contra alergias y asma. Por desgracia, no hemos conseguido convencer a la gente de sus ventajas», lamenta Bernhard Höfer.
Este productor de leche de Hövels, en el distrito de Altenkirchen, ha dejado de comercializar leche de alta calidad (leche cruda que sólo se produce en empresas controladas y autorizadas por el Estado) después de 50 años, debido a los elevados costes de control y a la escasa demanda. Höfer lamenta el sacrificio del peón: «Tras la crisis del E. coli se dejó de distribuir leche de primera calidad en las escuelas y los hospitales, y eso que no se conoce ni un sólo caso de E. coli que esté relacionado con este tipo de leche.»
La leche no tratada se ha convertido en un producto marginado. Según la Bundesverband der Vorzugsmilcherzeuger (federación de productores de leche de alta calidad de Alemania) y los distribuidores directos, tan sólo 20 empresas comercializan este producto en toda Alemania. Al ordeñar, esta leche se filtra simplemente con un tejido de nailon y seguidamente se calienta a 75 º durante 15 segundos para eliminar gérmenes indeseados. Es la mejor leche de granja que existe. Sin embargo, «El producto no se ajusta a las necesidades de consumo de la gente, ya que quieren leche que se conserve durante 14 días.» La verdad es que en las tiendas es difícil encontrar leche que caduque en poco tiempo, al igual que en Bioware. La denominada Leche ESL (siglas en inglés para «fecha de caducidad prolongada») no satisface las necesidades de los clientes y comerciantes.

Höfer vende sólo la mitad de su producción de leche a la lechería Campina, que con ella produce la leche de la marca «Landliebe». Con el resto abastece a los comercios de la región y se esfuerza por mantener la distribución directa. La demanda de leche, queso y yogur disminuye, a pesar de que el ganadero lo entrega directamente en la puerta de las casas. Los compradores al por mayor han desaparecido, ya que prefieren comprar toda la producción. Höfer no sabe hasta cuándo resistirá esta tendencia. «¡Si la gente quiere leche de granja tiene que comprarla!”

lechesveget

Alimentación infantil vegana

La mayoría de los pediatras, médicos y nutricionistas desaconsejan la alimentación infantil vegana, remitiéndose a la DGE (Deutsche Gesellschaft für Ernährung, la sociedad alemana de nutrición). En la escuela, los niños tienen que aprender los principios de la DGE, según me comunican los profesores.
Sin embargo, ¿qué aspectos de las recomendaciones de la DGE hay que cuestionar al compararlas con los hechos científicos? ¿Cómo de dependiente es la DGE y a qué intereses representa? ¿Se basan las recomendaciones de la DGE en una relación de dependencia negligente o en su preocupación por la alimentación los niños? Esto es lo que vamos a analizar a continuación en base al comunicado de prensa de la DGE sobre la alimentación infantil vegana:
Los turbios tejemanejes de la Deutsche Gesellschaft für Enährung (DGE), demostrados con el ejemplo de la alimentación vegana en bebés y niños
Para muchos alemanes, la DGE es LA institución para las cuestiones nutricionales, y confían en sus declaraciones. Pero, ¿pueden confiar en ellas realmente?
Las declaraciones de la DGE suelen ser contrarias en muchos casos a los hechos científicos y a las declaraciones de las asociaciones de expertos en nutrición de más renombre. Este falseamiento de la realidad, como por ejemplo el comunicado de prensa de la DGE sobre alimentación infantil vegana que apareció el 11/05/2011, «Nutrición vegana: el suministro de nutrientes y los riesgos para la salud de los bebés y los niños», desconcierta a muchos padres y madres y los guía hacia un camino terrible para la salud y la ética de sus hijos.

niñosvegano
¿De qué declaraciones se trata exactamente?

  • El 11/05/2014, la DGE declaró su postura respecto a la alimentación infantil vegana (https://www.dge.de/modules.php?name=News&file=article&sid=1130) (Cita) :
    «Ya que la renuncia a todo tipo de alimentos de origen animal supone un aumento del riesgo de sufrir una carencia de nutrientes, la DGE considera que una dieta puramente vegetal no es adecuada para las mujeres embarazadas o en período de lactancia ni los niños, ya que no garantiza el aporte de nutrientes adecuado ni asegura la salud del niño.»
    Pero, ¿qué opinan otras grandes asociaciones de expertos en nutrición y pediatría de renombre como la Academia de Nutrición y Dietética estadounidense (Academy of Nutrition and Dietetics, anteriormente American Dietetic Association, ADA), la Asociación de Nutricionistas de Canadá (Dietitians of Canada, DC) y la asociación más grande el mundo de pediatría, la American Academy of Pediatrics (AAP), sobre la alimentación infantil vegana?
  • La posición de la DGE es completamente opuesta a las de estas grandes organizaciones mundiales de pediatras y expertos en nutrición con formación universitaria. Ya en 2003, la Academia de Nutrición y Dietética estadounidense (Academy of Nutrition and Dietetics, anteriormente American Dietetic Association, ADA) y la Asociación de Nutricionistas de Canadá (Dietitians of Canada, DC) adoptaron una clara posición común respecto a las ventajas de la alimentación vegana para la salud. En el documento declaran, entre otras cosas, lo siguiente:
    «Las dietas veganas o cualquier otro tipo de dietas vegetarianas son adecuadas para todas las etapas del ciclo vital, incluso durante el embarazo, el período de lactancia, la niñez y la adolescencia.»
  • En 2009, la la Academia de Nutrición y Dietética estadounidense (Academy of Nutrition and Dietetics, anteriormente American Dietetic Association, ADA) publicó una revisión del documento sobre dietas veganas y vegetarianas y consolidó su apoyo a este tipo de dietas. Se llegó a la conclusión de que, siempre que se lleven a cabo correctamente, las formas de alimentación vegetarianas, incluida la alimentación vegana, son nutritivas y saludables para adultos, bebés, niños y adolescentes, e incluso pueden ayudar a prevenir y tratar enfermedades crónicas como las enfermedades del corazón, el cáncer, el sobrepeso y la diabetes. El documento, publicado en la revista “Journal of the American Dietetic Association” en 2009, presenta la postura oficial de la ADA respecto a la alimentación vegana:
    «La American Dietetic Association considera que cualquier forma de alimentación vegetariana bien planificada (incluidas las dietas completamente vegetarianas o veganas) es saludable, adecuada para las necesidades fisiológicas, y ofrece ventajas sobre la salud para la prevención y el tratamiento de determinadas enfermedades. Una forma de alimentación vegetariana bien planificada es adecuada para las personas de cualquier edad, incluso para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, bebés, niños, adolescentes y deportistas.» La asociación de pediatras más grande del mundo, la American Academy of Pediatrics (AAP), se ha sumado a esta postura.

 

¿Cómo intenta la DGE justificar sus osadas declaraciones?
Bien es verdad que la DGE menciona la postura de la Academia de Nutrición y Dietética estadounidense (Academy of Nutrition and Dietetics, anteriormente American Dietetic Association, ADA) en sus propias declaraciones, pero pasa por alto sin ningún escrúpulo la esencia de todo el documento, es decir, la recomendación de las dietas veganas para todas las edades. En su lugar, del documento de la ADA sólo se citan obviedades como, por ejemplo, la recomendación de consumir alimentos enriquecidos y suplementos. Pero para realizar estas declaraciones triviales no hace falta el documento de la ADA. Da la impresión de que la DGE no ha ignorado a la organización alimentaria más grande del mundo en sus declaraciones sobre la alimentación vegana en niños y de que su postura no es diferente a la de la ADA. ¿Quién iba a contar con que una organización supuestamente seria como la DGE sólo cite obviedades triviales del documento de la ADA e ignore las declaraciones determinantes del documento: la aprobación de la alimentación infantil vegana?
En su declaración, la DGE hace referencia a estudios que, en su mayoría, no tienen nada que ver con la alimentación vegana. Así, se presentan estudios sobre formas de alimentación macrobióticas (esotéricas) o dietas religiosas extremas que no tienen nada que ver con la alimentación vegana, o que limitan tanto la variedad de alimentos que no es posible llevar una dieta saludable. Bien es verdad que en el documento de la DGE se señala que estas dietas «en realidad no son veganas», pero sin embargo de ellas se extraen conclusiones ilícitas sobre la alimentación vegana. ¡Qué rigor científico el de la DGE!
Además, se citan estudios en los que se realizan declaraciones como que los veganos ingieren una escasa cantidad de yodo. Sin embargo, la DGE ignora las indicaciones de los autores que afirman que la escasa ingesta no supone ningún síntoma de carencia y que el resto de los valores de absorción de nutrientes resultan ser muy positivos. Así, en las declaraciones de la DGE se pueden encontrar varios estudios evaluados de manera selectiva en los que sólo se señalan los aspectos negativos de una alimentación vegana mal realizada y se ignoran completamente los aspectos positivos de este tipo de alimentación.
La alegación de casos concretos que, en su mayoría, apoyan claramente una alimentación no vegana, completan el cuadro de manipulación. Por supuesto, siempre se pueden encontrar casos concretos de alimentación vegana realizada de forma incorrecta. Está claro que esto tiene sus consecuencias y puede suponer un déficit de nutrientes. Siempre hay consecuencias cuando algo se hace mal: si alguien conduce un coche de manera incorrecta, puede causar un accidente; si un piloto realiza su trabajo de manera incorrecta, se puede estrellar. Pero de ahí no se puede extraer la conclusión de que no sea posible conducir o pilotar un avión. De igual manera, de casos concretos de formas de alimentación veganas o no veganas realizadas de manera incorrecta no se puede sacar la conclusión de que una dieta vegana saludable y bien llevada no sea «adecuada» para los niños. Y menos aún cuando las pruebas de los estudios científicos dejan claro que la alimentación vegana bien realizada es la más saludable para cualquier edad, incluso para los niños. Si se toman en serio los contundentes y serios hechos científicos de la nutrición, la alimentación de los niños con productos animales no hace otra cosa que dañarles físicamente.

Al respecto, me gustaría citar a algunos expertos:

  1. Profesor Dr. T. Colin Campbell: «Es importante observar que existe una estrecha y sólida asociación entre las dietas ricas en proteínas animales y en grasas, por un lado, y las hormonas de la reproducción y una menarquia precoz, por el otro, ya que estos dos factores elevan el riesgo de desarrollar un cáncer de mama. Esto pone de manifiesto que no deberíamos ofrecer a nuestros hijos una dieta rica en alimentos animales.»
    (El Profesor. Dr. T. Colin Campbell es uno de los expertos en nutrición de más renombre internacional, y autor de la obra “El estudio de China”.)
  2. Dr. Caldwell B. Esselstyn: «También se han producido avances significativos en este campo. Todo comenzó con la publicación de Dr. Attwoods fettarme Rezepte für Kinder: Ein kinderärztliches Programm für präventive Ernährung. Este maravilloso libro universal declara que ya a la edad de 12 años el 70 % de los niños americanos presentan acumulaciones de grasa en las arterias, precursoras de una cardiopatía. En su obra, el Dr. Chales Attwood, fallecido en 1998, desmontaba muchos de los mitos populares sobre los efectos perjudiciales de las dietas veganas en niños y jóvenes. A estos mitos se asocian ideas como la de que un niño alimentado sólo con productos vegetales no crece lo suficiente o no tiene suficiente energía, que no absorbe el calcio, las proteínas y el hierro suficientes, y que el control del sobrepeso y el colesterol puede esperar hasta que los niños se conviertan en adultos. Ninguna de estas premisas es verdadera. […] Sin embargo, fue decisivo que Caldwell diera este valiente paso y recomendara eliminar los productos lácteos, la carne, el pescado, las aves de corral y el aceite de las dietas infantiles […] y hoy día ya no es tan revolucionario afirmar que ofrecer a los niños una alimentación baja en grasas y puramente vegetal les ahorrará las terribles consecuencias de padecer una cardiopatía o alguna de las muy extendidas enfermedades cancerosas.»
  3. (En 1994/1995, el Dr. Esselstyn fue incluido en el grupo de los mejores médicos de los EE.UU. Convenció, entre otros, al expresidente estadounidense Bill Clinton de las ventajas de la alimentación vegana.)
  4. El Profesor Dr. Frank Oski: «Cuando se informe al público sobre los riesgos derivados del consumo de leche, quizás terminen siendo únicamente los terneros los que se alimenten de ella, ya que sólo los terneros deberían tomar leche de vaca.»
    (El Profesor Dr. med. Frank Oski era el director de la clínica de pediatría de la Universidad John Hopkins y el presidente de la sociedad estadounidense de investigación pediátrica (US Society for Pediatric Research).
  5. El comité de médicos PCRM (The Physicians’ Committee for Responsible Medicine, Comité de Médicos por una Medicina Responsable) es una organización sin ánimo de lucro que fomenta la medicina preventiva y mantener un elevado nivel de ética y eficiencia en la investigación. Asimismo, realiza investigaciones clínicas. El PCRM recomienda la alimentación vegana como la más saludable y la justifica de una manera lógica y comprensible:
    «La alimentación vegana que no contiene ningún producto de origen animal es aún más saludable que la alimentación vegetariana. Las dietas veganas no contienen colesterol, y contienen menos grasas, ácidos grasos saturados y calorías que las vegetarianas, ya que no incluyen productos lácteos ni huevos. Las investigaciones científicas demuestran que las ventajas sobre la salud aumentan a medida que se reduce la cantidad de alimentos de origen animal en la dieta, lo que en conjunto hace que la dieta vegana sea la más saludable.»

milk-poison

 

Al igual que muchos otros expertos en nutrición, yo siempre he señalado que para que una alimentación sea saludable no basta sólo con que usted o su hijo sigan una dieta vegana, sino que además hay que tener en cuenta unas cuantas reglas para seguir una dieta vegana saludable : https://www.provegan.info/es/las-7-reglas-basicas-de-una-alimentacion-vegana-saludable/

Por este motivo puse en marcha la iniciativa VEGAN GESUND.

Al contrario de lo que declara la DGE, una dieta vegana saludable no supone ningún riesgo de carencia de energía, proteínas, ácidos grasos Omega-3, hierro, calcio, cinc y riboflavina, ya que estos nutrientes se encuentran más que de sobra en las dietas veganas variadas y completas.

bento
– Los ácidos grasos Omega-3 abundan en el aceite de linaza y en las nueces. Esta recomendación sirve para cualquier forma de alimentación.
– El yodo se obtiene a través de la sal de cocina yodada. Esta recomendación sirve para cualquier forma de alimentación.
– En los meses de verano se desarrolla la vitamina D suficiente por medio de la radiación ultravioleta. En los meses de invierno se recomienda tomar un suplemento (vegano) de vitamina D. Esta recomendación sirve para cualquier forma de alimentación.
– Por motivos de seguridad, la vitamina B12 se debe ingerir SIEMPRE como un complemento alimentario. Sobre todo en el caso de las mujeres embarazadas o en período de lactancia y los niños. Para todas las formas de alimentación se recomienda la ingesta de un suplemento de vitamina B12, ya que no es raro sufrir una deficiencia de B12 con el paso de los años.

piramide
En su comunicado, la DGE pasa por alto completamente las consecuencias positivas de las dietas veganas sobre la salud, aunque las pruebas de ello son contundentes en los estudios científicos sobre nutrición. Sin embargo, la Academia de Nutrición y Dietética estadounidense (Academy of Nutrition and Dietetics, anteriormente American Dietetic Association, ADA), la Asociación de Nutricionistas de Canadá (Dietitians of Canada, DC) y la asociación más grande el mundo de pediatría, la American Academy of Pediatrics (AAP), tienen en cuenta las ventajas de las dietas veganas en el caso de los niños, y además las recomiendan también para las mujeres embarazadas o en período de lactancia y los bebés.
En el engañoso y falseado comunicado de la DGE se ignoran por completo los aspectos negativos para la salud de los productos de origen animal. Instituciones estatales de diferentes países, como la Oficina Federal de Salud Pública de Suiza (BAG por sus siglas en alemán), publican informes sobre las sustancias perjudiciales que se encuentran en los alimentos. Según estos informes, el 92 % (!) de las sustancias tóxicas que contienen los alimentos son de origen animal. Los más contaminados son los productos lácteos, de los cuales provienen el 54 % de todas las sustancias tóxicas que contienen los alimentos. El 35 % de estas sustancias provienen de la carne y el pescado. Sólo el 8 % son de origen vegetal. En Alemania y la Unión Europea, los datos son similares.
Por eso, ya en el año 2008, la Oficina Federal de Salud Pública de Suiza recomendaba:
«Al tratarse de sustancias contaminantes del medio ambiente persistentes, no se pueden eliminar de la cadena alimentaria ni a corto ni a medio plazo. Sin embargo, se puede aspirar a que en adelante se realice todo el esfuerzo posible por seguir reduciendo las emisiones. Los consumidores tienen la posibilidad de frenar las emisiones mediante el consumo moderado de productos lácteos, carne y peces.»
Lo adecuado para los intereses de los consumidores habría sido desaconsejar el consumo de cualquier producto de origen animal. Sin embargo, la enorme influencia de la política y la industria no permiten que esto suceda. Aparte de sustancias contaminantes, los productos de origen animal contienen sustancias comunes que perjudican enormemente la salud de las personas, como por ejemplo las proteínas animales, las hormonas, las grasas saturadas y el colesterol.
Pero el contenido de sustancias tóxicas no es lo peor. Incluso sin sustancias tóxicas, estos productos animales serían perjudiciales para la salud. Los alimentos para bebés que contienen leche de vaca podrían acarrear graves consecuencias en el futuro, como obesidad y diabetes. El riesgo de padecer sobrepeso en el futuro es mucho más alto en los niños alimentados con leche de vaca. Las consecuencias son visibles desde hace años: la epidemia de la obesidad se expande cada día más. La elevadísima concentración de proteínas animales perjudiciales y hormonas en la leche estimula la segregación de hormonas del crecimiento (como la IGF-1 GH, entre otras) , de insulina y de la proteína denominada mTORC1 en el organismo del niño.

obesity
El espectro específico de proteínas y hormonas de cada especie de mamífero sirve como un «sistema de señalización» para regular de una manera determinada el crecimiento y el peso del recién nacido. Un ternero duplica su peso de nacimiento en tan sólo 40 días; un niño lo hace en 180. Por eso, la leche de vaca contiene muchísimos semioquímicos que aceleran el crecimiento. Al alimentar a bebés, niños o adultos con leche de vaca, exponemos sus organismos a una verdadera bomba de aceleradores de crecimiento. Esto tiene unas repercusiones fisiológicas espantosas en los organismos afectados.
Por lo tanto, se puede deducir fácilmente que la leche de vaca no es adecuada para la alimentación de niños pequeños ni adultos. Los niños alimentados con leche de vaca presentan un aumento excesivo de la estatura y el peso, y son propensos a padecer obesidad. En el caso de los adultos, las proteínas y las hormonas de la leche de vaca se encuentran con un organismo que no puede crecer más. Las consecuencias son espantosas. El consumo de leche y, como consecuencia, la estimulación del crecimiento, también provoca obesidad en adultos. Cuando las señales de crecimiento emitidas continuamente por las proteínas animales y las hormonas del crecimiento se encuentran en un organismo adulto, no es extraño que se origine y desarrolle un cáncer. Está demostrado que los tipos de cáncer más comunes en el hombre (cáncer de próstata) y en la mujer (cáncer de mama) guardan relación con el consumo de carne y leche.
El científico Bodo Melnik y sus compañeros, de la Universidad de Osnabrück, explican e investigan estas relaciones detalladamente:
Cita 1: «El consumo elevado de proteínas animales debido a una alimentación infantil a base de leche de vaca es, en comparación con el escaso contenido proteico de la leche materna, un factor de riesgo muy reconocido de obesidad infantil.»
Referencia: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3317169/
Cita 2: «La leche que se produce en las glándulas mamarias es el alimento ideal de los niños para que tengan un crecimiento adecuado y para programar el metabolismo específico de la especie. Sin embargo, las señales continuas producidas por el consumo habitual de leche de vaca durante la juventud y la edad adulta favorecen las enfermedades que se regulan por la proteína mTORC1.»
Referencia: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3725179/
Cita 3: «Este estudio demuestra que el estímulo de las señales producidas por la proteína mTORC1 favorece el origen y la expansión del cáncer de próstata a través de la leche de vaca, pero no de la leche materna.»
Referencia: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22891897
Cita 4: «La tesis anterior señala el consumo de leche de vaca como un factor de riesgo de diabetes tipo 2 en las dietas occidentales.»
Referencia: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21251764
Los científicos Koletzko et al. llegan a la misma conclusión y la subrayan en sus estudios de 2013:
Cita 5: «La leche de vaca contiene una gran cantidad de proteínas animales y debería evitarse su consumo durante la infancia.»
Referencia: https://www.karger.com/Article/Abstract/342533

 

¿Cómo demonios llega la DGE a la conclusión de que estos productos llenos de sustancias perjudiciales y contaminantes para el medio ambiente son saludables para las mujeres embarazadas o en período de lactancia, bebés y niños?
¿Por qué la DGE ignora el hecho de que los productos de origen animal son de todo menos saludables?
¿Por qué la DGE recomienda productos perjudiciales para la salud de nuestros hijos y los considera alimentos saludables?
¿Por qué la DGE pone en entredicho la verdad de una manera tan evidente?
¿Por qué en lugar de esto no recomienda la DGE las dietas veganas saludables y le explica a los padres las escasas reglas para que funcionen bien, en lugar de confundirles y llevarles por el mal camino?
Basta con echarle un vistazo a la composición del consejo consultivo de la DGE (véase la siguiente lista).

Como se puede observar de la composición del consejo consultivo, aquí se vela por los intereses de la agricultura, la política y la industria de la carne y peces. Queda claro que se puede esperar poca información objetiva de la DGE sobre nutrición saludable, ya que sería contraria a los intereses de la economía y de la política (que reciben dinero de los grupos de presión). La consecuencia es una propaganda masiva en favor de los productos de origen animal que contienen sustancias perjudiciales.

(Info complementaria)
Sección de Hesse de la DGE
https://www.dge-hessen.de/no_cache/sektion-hessen/beirat.html?sword_list[0]=beirat
Miembros del consejo consultivo:
Landesvereinigung für Milch und Milcherzeugnisse Hessen e. V. (Asociación lechera y de productos lácteos del estado de Hesse) 
Arbeitsgemeinschaft Ernährungsindustrie Hessen (Colectivo de trabajadores de la industria alimentaria de Hesse)
Hessisches Ministerium für Umwelt, Energie, Landwirtschaft und Verbraucherschutz (Ministerio de medio ambiente, agricultura y defensa del consumidor de Hesse)
LandFrauenVerband Hessen e. V. (Asociación de mujeres campesinas de Hesse)
Marketinggesellschaft GUTES AUS HESSEN e. V. (Compañía de márketing GUTES AUS HESSEN)
Sección de Baden-Wurtemberg de la DGE
https://www.dge-bw.de/index.php?pageid=4
Miembros del consejo consultivo:
Verbände der Ernährungsindustrie BW (Asociaciones de la industria alimentaria de BW)
Einzelhandelsverband Baden-Württemberg e. V. (Asociación de minoristas de Baden-Wurtemberg)
En la junta directiva: Hans-Walter Janitz, Verbände der Ernährungsindustrie BW
Sección de Turingia de la DGE
Milchpartys organizadas, proyectos financiados por el Landesvereinigung Thüringer Milch e. V. (Organización regional Leche de Turingia) https://www.dge-thueringen.de/projekte/milchparty/milchparty.html
Miembros de los grupos de trabajo de la DGE:
https://www.dge-thueringen.de/dge-arbeitskreis-/dge-arbeitskreis-ernaehrungseziehung-bildung.html
Landesvereinigung Thüringer Milch (Organización regional Leche de Turingia)
Humana Milchindustrie GmbH (Industria lechera Humana)
Miembros del consejo consultivo:
https://www.dge-thueringen.de/oeffentlichkeitsarbeit/oeffentlichkeitsarbeit.html
Landesinnungsverband des Fleischerhandwerkes Thüringen e. V. (Gremio regional de carniceros de Turingia)
Interessenverband der Milcherzeugerbetriebe e. V. (Asociación de intereses de las empresas lecheras)
Landesinnungsverbände der Ernährungswirtschaft (Gremios de la industria alimentaria)
Thüringer Ministerium für Landwirtschaft, Forsten, Umwelt und Naturschutz (Ministerio de agricultura, bosques, medio ambiente y protección de la naturaleza de Turingia)
Dección de Baja Sajonia de la DGE 
https://www.dge-niedersachsen.de/wir_ueber_uns/wir_sub_3.htm
Miembros del consejo consultivo:
Fleischerverband Niedersachsen-Bremen (Asociación cárnica de Baja Sajonia y Bremen)
Landesvereinigung der Milchwirtschaft Niedersachsen e. V. (Organización regional de la industria lechera de Baja Sajonia)
Landwirtschaftskammer Hannover (Cámara de agricultura de Hannover) 
Niedersächsisches Ministerium für Ernährung, Landwirtschaft und Verbraucherschutz (Ministerio de nutrición, agricultura y defensa del consumidor de Baja Sajonia
Sección de Meclemburgo-Pomerania Occidental de la DGE
https://www.dge-mv.de/Beirat.php
Miembros del consejo consultivo:
Agrarmarketing Mecklenburg-Vorpommern e. V. (Márketing agrícola de Meclemburgo-Pomerania Occidental
Fraktion der CDU im Landtag M-V (Fracción del CDU en el parlamento de la región)
Fraktion der SPD im Landtag M-V (Fracción del SPD en el parlamento de la región)
DEHOGA Mecklenburg-Vorpommern e. V. (Deutscher Hotel- und Gaststättenverband e. V.) (Asociación de hoteleros y restauradores de Alemania)
Ministerium für Landwirtschaft, Umwelt und Verbraucherschutz M-V (Ministerio de agricultura, medio ambiente y defensa del consumidor)
Sección de Schleswig-Holstein de la DGE 
https://www.dge-sh.de/beirat.html
Miembros del consejo consultivo:
Max Rubner-Institut Standort Kiel = Bundesanstalt für Milchforschung (Instituto Max Rubner, ubicado en Kiel = Instituto federal de investigación de productos lácteos)

Mucho más en www.provegan.info

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *