Numa te espera

Los perros grandes como los mastines, como Numa, no necesitan grandes espacios para vivir y ser felices, ni larguísimas horas de ejercicio. No “valen” para guardar una finca o una nave, porque necesitan el calor de una familia tanto como cualquier otro perro. Buscan y disfrutan las caricias, y son sensibles y delicados a pesar de su gran tamaño.

Echemos abajo los mitos sobre la “funcionalidad” de una raza o de otra. Detrás del aspecto de cada uno, del tamaño o la proporción del cuerpo, el color y la textura del pelo, de la forma de las orejas o el hocico, subyacen las mismas necesidades de afecto y compañía y eso debe ser lo primordial en nuestra forma de relacionarnos con ellos.

Numa sigue esperando otra oportunidad, la definitiva. Su historia es triste y difícil y a pesar de todo no ha perdido la confianza en el ser humano. Si quieres que Numa forme parte de tu vida, abrirle las puertas de tu hogar y hacerla una más de tu familia, escríbenos: [email protected]

numa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>