Nadie ha nacido para ser esclavo

El motor principal de la industria ganadera es el beneficio económico. Se obtiene dinero comerciando con vidas y explotando a individuos, arruinando sus cuerpos hasta que no dan más de sí.
Lur era una más de tantos miles. Agotada, débil y enferma, dejó de dar el beneficio que se esperaba de ella y fue deshechada, como una máquina que se estropea y se tira, para ser reemplazada por otra.

Nosotros, contemplamos la mirada de Lur ,escuchamos su voz que nos habla, y percibimos sus rasgos individuales y únicos. Ya nunca más se la valorará como un objeto, en función de la rentabilidad que proporcione, si no que será respetada y amada por ser simplemente lo que tiene que ser: una oveja.

Si tu también piensas que nadie ha nacido para ser esclavo, no consumas productos de origen animal.
“Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo pequeñas cosas, puede cambiar el mundo”.

lur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>