Miguelito

Miguelín es un bebé.

Siempre ha vivido encerrado entre barras de metal y suelo de hormigón. Cacas y moscas por todas partes.

Un olor infernal y un ambiente triste y desesperado.

Miles de madres de su especie parían entre rejas que apenas las dejaban levantarse o tumbarse.
Oía los gritos de esos bebes recién nacidos cuando eran aplastados porque en una jaula del tamaño de su propio cuerpo, se les hace imposible moverse y evitar aplastarles.

Un día mutilaron su rabo, otro día le arrancaron los dientes con un alicate y entre llantos, lo separaron de sus hermanos.

Lo metieron en una caja y lo llevaron a un patio.

Allí le lavaron la sangre seca a manguerazos y le pusieron un lazo.

La adornaron para que fuera un “objeto bonito de regalo”

Miguelín fue destinado a servir como presente nupcial.

Los planes que habían destinado para el, era dárselo a los novios, que estos le engordaran y a los pocos meses le asesinaran para comérselo

¿A que viendo esta carita parece imposible que esto lo pueda hacer un ser humano?

Pues si, unos 1000.000 millones de cerditos como Miguelito son asesinados cada año para productos para el consumo humano.

Solo en España son asesinados mas de 40.000 millones de cerditos al año.

Así de duro, así de triste.

Esta vez, el cerdito tuvo muchísima suerte y la chica que lo recogió se compadeció del bebé y acariciándole, mirándole esos ojitos asustados, comprendió que no podría comérselo jamás.

Además de venir aterrorizado y malnutrido, el cerdito venía herido.
Su orejita estaba hinchada, infectada. Incluso le faltaba un trozo de carne. Son heridas habituales en las granjas de explotación, que nunca son tratadas porque a los granjeros sólo les interesa la parte del cerdo que venden. Una oreja, para ellos no es importante, no es rentable entonces no invierten en curarla. Y los pobres animales sufren dolores insoportables hasta que algunos mueren por la infección.

La chica horrorizada lo cojió y lo trajo a la ciudad, nos llamó desesperada y nos contó su triste historia.

Miguelito vino traumatizado. Se asustaba ante la presencia de los humanos y lloraba todo el rato. Tuvimos que dejarle dormir con nosotras unos días, hasta que se sintiera seguro y comprobara que en este lugar solo hay amigos. No le vamos a dañar de ninguna manera.

Hoy Miguelito corre feliz junto a otros animalitos de distintas especies por el campo. Come fruta, verdura, heno y grano. Juega y se tumba para que le rasquemos la barriga. Se baña en una poza y se llena de barro hasta el hociquito.

Hoy Miguelito es uno mas de EL Hogar.

Es una personita que corretea como un bebe tiene que hacer. No se tiene que preocupar de nada, mas que de ser feliz y crecer para hacerse un cerdito tan guapo como sus nuevos hermanos: Brandon, Susi y Kelly. Los cuales le cuidan y le educan con mucha paciencia y cariño.

Como los humanos haríamos con nuestros niños.

  • Si quieres formar parte de su vida y darle un hogar seguro donde vivir sin ser explotado. Respetar sus derechos y cubrir sus necesidades para que pueda ser un cerdito felices:

[email protected] – 635120868 / 692 165 303

  • Si te solidarizas con su dolor, si quieres ayudarle y ayudarnos a rescatar a más animalitos como Miguelito, puedes amadrinarle o hacerte [email protected] de EHL.

[email protected] – 626063469

migue

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=8qoEB3HePF4&feature=colike[/youtube]

3 Comments

  1. inma dice:

    ay¡ miguelin que bonico y mimoso, me gustan vuestros videos

  2. inma dice:

    ah¡ y un achuchón a Fuerza Dori, me encantó ver el video, se la ve tan feliz¡¡¡¡¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>