Mi arcoiris

page

Sabemos que las gallinas y los pollos son los animales más explotados del mundo.
Que la carne de pollo es la más consumida debido a su bajo coste.
Sabemos que las gallinas ponedoras les cortan el pico para evitar mutilaciones por el estrés, que muchas no pueden comer por el dolor y mueren deshidratadas.
Que viven durante dos o a lo sumo tres años, enjauladas, en la penumbra, sin apenas estirar sus desplumadas alas, hasta que sus débiles cuerpos ya no pueden producir más huevos.
Sabemos que entonces, a sus jóvenes tres años, son enviadas al matadero.
Aun cuando tienen una esperanza de vida de 10 años.
Para nosotrxs, las gallinas son merecedoras de una vida digna.
Porque sabemos que no quieren vivir bajo una luz artificial, si no bañarse en la arena o tomar el sol tumbadas en la hierba, sabemos que les gusta dormir en lo alto durante las noches, o acurrucadas junto a sus compañeras para estar calentitas en invierno.
Sabemos que les gusta picotear la tierra, para buscar comidita o que les hagan masajes en sus pequeños lomos cubiertos de hermosas y suaves plumas.
Sabemos que las hay rojas, blancas, naranjas, marrones, algunas más claras, otras más oscuras, con la cresta caída y grande, o pequeñas y altivas. Las hay tímidas, y otras con una personalidad desbordante que te roba el corazón, pero siempre divertidas. Incluso las hay que son agradecidas por haberles devuelto su vida que te lo agradecen con un pequeño y especial cacareo.
Conviviendo con ellas, hemos aprendido que les encanta que les hables suavemente mientras te miran curiosas.
Que les gusta estar limpitas y por eso se acicalan las plumitas al sol.
Sabemos que a ellas no les importa la apariencia de su compañera y que aunque al principio siempre se muestre tímidas, también aprenden a amar.
Todas ellas merecen todo el sol que les pueda calentar, todas las caricias que les podamos dar, toda la hierba que puedan pisar,…

Por todo ello, hemos querido hacerles un homenaje, a nuestras pequeñas y divertidas compañeras, a las grandes olvidadas, a las que, a sabiendas de todo lo que han sufrido, han aprendido a disfrutar de esos pequeños detalles de la vida que los humanos pasamos por alto.

Para ellas, para las que aún viven en una vida de encierro y penumbra y para las que nunca podrán disfrutar de un rayito de sol.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=f1QinfnYTRw[/youtube]


Si quieres apadrinarlas:
[email protected]

Si quieres darles una vida larga y feliz:
[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>