Los pavos de Acción de Gracias

pavo

En las fiestas de “Acción de Gracias” o “Thanksgiving” se reúne la familia para agradecer todo lo que se tiene. Sin embargo para los pavos, quienes sufren una explotación cruel y una muerte prematura, no son unas fiestas muy felices.

Los pavos son unos animales muy inteligentes y así nos lo revelan tanto su forma de comportarse como sus complejas relaciones sociales. Entre sí se comunican tanto por métodos visuales como sonoros. Una de las características más peculiares de su comunicación es la piel que tienen en la cabeza, cuello y moco que cambia de blanco o azul celeste a rojo cargado, según las emociones que se sientan.

En la naturaleza ellos son dulces, pacíficos y unos excelentes padres que dan mucho cariño y atenciones a sus hijos.

Además, estos animales tienen un comportamiento particularmente emocional. Cuando una compañera esta herida o moribunda hacen una exhibición de pena conocida como “el gran despertar”.

En las granjas se les priva de todo comportamiento natural; las hembras son inseminadas artificialmente introduciéndoles unas agujas hipodérmicas que provocan en muchas ocasiones, la transmisión del cólera. A estos huevos fecundados se los mete en una incubadora durante 28 días. Si alguno nace antes, muere de hambre o sed y si todavía no ha nacido, termina en la papelera.

Ninguno de ellos puede disfrutar de su madre. A los polluelos se les cortan los talones y el pico para evitar arañazos o que se coman entre ellos debido al estrés y al hacinamiento al que son sometidos. No siendo suficiente la manipulación genética que llevan a cabo para que crezcan más y más rápido, además también se les alimenta de una forma que engorden en el menor tiempo posible y tengan pechos desproporcionadamente grandes, ya que la pechuga tiene más demanda que el resto del animal. Esto les provoca problemas de corazón, deformación de huesos y articulaciones y otras muchas enfermedades.

Muchos mueren en las granjas y los que sobreviven finalmente son mandados al matadero con apenas 28 semanas para tener una muerte realmente horrible.

Primero se les cuelga de las patas traseras y se los introduce en agua electrificada; en teoría para inducir inconsciencia aunque es un método verdaderamente inefectivo, luego se les corta la garganta y finalmente en un estado de semiinconsciencia, se les introduce en agua hirviendo para facilitar la extirpación de las plumas.

En estas fechas tan alegres para nosotros se aumenta mucho la demanda de pavo asi que se contratan a trabajadores adicionales, los cuales acaban con la vida de estos pavos partiéndoles el cuello.

Todos estos pavos, igual que el resto de animales,  quieren disfrutar de su vida.

Tu puedes ayudarles a conseguirlo dejando de consumir productos que provoquen la muerte o el sufrimiento de otros animales.

Da el paso. Hazte vegano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>