Las sillas de Libre

Libre no puede tocar el suelo, necesita que sus huesos suelden. Por ello hemos ideado distintas sillitas que le sujeten cómodamente para cada ocasión.

Cuando hace frío Libre tiene su sillita calentita, acolchada y cerrada.

libreacolchado

Ahora con estos días de sol hemos ideado su sillita de verano. Con rejilla para que su cuerpo pueda transpirar bien.

librerejilla
Esta tarde, viendo que el calor apretaba, un paso más para que el rey de la casa tenga distintos espacios en donde estar y cada día más fresquitos. Hoy hemos construido su hamaca.

librehamaca
Y para dentro de una semana cuando le llevemos al veterinario para  quitarle su última escayola, ya estamos terminando el aparato que le permitirá caminar sin sujetar su peso. Un aparato regulable en altura para que cada día pueda dar un pasito más hacia su recuperación. Gracias Toni, Anais, Giorgio, Guillem, Jonás, Mariví, María….entre todos juntamos mil ideas para hacer su vida más llevadera.  Gracias por no dejar de pensar en él ni un instante, sin vosotros sería muy difícil hacerle feliz.

libresilla
Si quieres amadrinar a Libre y ayudarnos a cuidarle y a seguir luchando por devolverle la vida que un día le robaron, escríbenos:  [email protected]

1 Comment

  1. Livia dice:

    Gracias por la labor y el gran esfuerzo que realizan día a día, para devolverle la vida a Libre, poco a poco.
    Vuestro esfuerzo, inspira. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>