La Gallina Almu

almu-bolsa

 

Cuanto ha cambiado mi vida desde que era pequeña. Cuanto han cambiado mis ideales cuando mi único anhelo era ser la novia del guapete del barrio o que me dieran el papel de protagonista en la obra de teatro.

 

Por entonces, los héroes de mis sueños eran de papel, los veía cada día en los comic: EL Capitán Trueno, Superman, Conan…

Musculosos y valientes hombres que luchaban contra los malos empuñando armas.

 

Afortunadamente dejamos cosas atrás y la vida nos va enseñando que los cánones y estereotipos de gente buena no son los que la sociedad nos proponía. Por lo menos, para mi.

 

Lo que hoy por hoy hace a mi corazón latir, lo que hacen que brillen mis ojos, es la gente comprometida, la gente que lucha por que desaparezcan las injusticias. Y no con armas, por favor, NO. La violencia genera violencia.
Sino con agallas e inteligencia.

 

Quiero compartir con [email protected] la experiencia de un héroe de ciudad. Un compañero anónimo que dejó a un lado sus quehaceres cotidianos y se embarcó en una aventura para salvar una vida:

 

Haciendo una ruta en bici por el sureste de Madrid descubrí varios camiones con jaulas den tro del aparcamiento de un matadero de aves. Como la puerta estaba abierta decidí echar un vistazo y descubrí que algunas aves habían caído al suelo y los trabajadores se habían olvidado de ellas. Dentro de un foso donde los mecánicos arreglan los camiones había unas diez.

Solo pude llevarme una a duras penas y con mucho esfuerzo, volante en una mano y gallinita asustada en la otra, me dirigía casa de un amigo para poder coger un transportan.
Como no estaban en el hogar, tuve que saltar vallas y cogerles prestado
una mochila.

Allí viajó paciente la gallinita mientras yo, como alma que lleva el diablo, volante en u na mano y Mobil en la otra, iba buscándola un lugar seguro donde vivir.

 

Me dio mucha pena dejar allí a las demas Eran todas gallinas ponedoras que habían vivido toda su vida en jaulas y como pasa siempre, habían bajado la producción de huevos así que serían asesinadas.

 

Ya no como huevos y esto me alegra, no quiero colaborar con esta salvajada.

 

 

Hoy Almudena, esta pobre gallinita descansa entre la hierva y picotea y come cuanto quiere. Se revuelca en la arena y puede ver por fin el color del cielo, el olor a tierra y lo bonito que es poder caminar y correr bajo la luz del sol.

 

Atrás quedaron las luces artificiales, los gritos de sus compañeras y los dolores de su frágil cuerpecito.

Poco a poco va curando su anemia, ya se fueron los parásitos que tenía por dentro y por fuera y empieza a verse un poquito de color rosa en la flácida y pálida cresta.

-Almudena, en El Hogar de Luci lucharemos por ti, porque lleves una vida plena y segura, como todas las gallinitas del mundo tendrían que tener, en libertad y sin ser objeto de la avaricia de los humanos.

En este Hogar no tienes que producir nada, sólo ser feliz.

 

  • Si te soliradizas con su dolor, si quieres ayudarla y ayudarnos a rescatar a mas animalitos como Almu, puedes amadrinarla o hacerte [email protected] de EHL.

Con tu ayuda salvamos vidas

[email protected] 633.266.317


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>