Hasta siempre Lucky

lucky

Una nueva estrellita brilla en el cielo, no dejéis de buscarla esta noche.
Lucky nos ha dejado. Como sabéis, pasó sus primeros meses de vida con un electrodo en el cerebro, y a pesar de que al rescatarla se le pudo retirar, siempre sufrió las secuelas de haber pasado tanto tiempo encerrada.  Y muy posiblemente el implante que llevó durante tanto tiempo, además de dejarle ciega de un ojo, le provocó algún otro trastorno.


Con el paso de los meses fuimos observando como se deterioraba su capacidad para desenvolverse en el maravilloso universo que habíamos creado para ella, con tanto mimo y tanto cuidado, como quedaba atrapada una y otra vez en los sitios más inverosímiles sin saber dar marcha atrás. Por esta falta de capacidad resolutiva de movimientos, decidimos cambiar y simplificar su casita y vigilarla mucho más, pero cada día iba perdiendo fuerza, como si sufriese una vejez prematura.


Queremos contaros que ha tenido la posibilidad de tocar la tierra y las plantas, de saborear comida rica, de perder el miedo a los humanos y comprobar que no todos somos malos. Y ha podido conocer a Zoi, su compañera. Desde el primer día durmieron juntas y Lucky pudo sentir el calor de la amistad.


La autopsia no ha revelado anomalías en su cuerpo, ni en sus órganos… simplemente la pequeña se fue apagando poco a poco.


Hemos hecho todo lo posible para que Lucky recuperase lo que le habían robado y hasta el último día estuvo tomando la comida que a ella tanto le gustaba, murió dormidita en su casa, en su Hogar, donde fue increíblemente amada y donde cada día recordaremos su cuerpecito, su olor, su forma de andar, de agarrar los alimentos con sus delicadas manos…

Recordaremos a esa gran persona de cuerpo diminuto que ha dejado un vacío tan grande en tantos corazones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>