Madrinas: Estefanía y Dácil Coral

Fecha de nacimiento: 10 de mayo de 2008

Xavier Bayle vivía en un espacio de apenas unos metros, en donde no le ponían ni tan siquiera agua limpia para beber. Seis años de vida, que alguien decidió no valorar.

Él llega a El Hogar Animal Sanctuary con los zapatitos estropeados, la dentadura muy mal, con anemia, heridas en la cara y tuertito de un ojo que nadie se ocupó de cuidar. Poco duran ese tipo de cosas aquí, en un periquete nos ponemos a solucionarlas.

Xavier Bayle es un hombre increíble, un artista completo que pone el corazón y la razón en cada una de sus obras, es un activista de las causas nobles y defensor de los derechos de todas las personas, de todos los colectivos, un defensor del planeta y de la vida en sí, del amor y de la justicia.

Es por la admiración y la gratitud que le tenemos, que hemos pensado homenajearle de la mejor forma que sabemos, uniéndole a una persona recién rescatada. Sabemos que le alegrará mucho que este poni rebelde lleve su nombre y que, desde hoy, en este pedazo de mundo perfecto, suene su nombre entre ternura y alegría.

El primer día que Xavier llega a El Hogar, prueba a comer hierba, siente el aire fresco en su morrito y la brisa de la mañana. Antes vivía encerrado en apenas unos metros cuadrados, al otro lado de la valla Xavier podía ver la libertad: campos verdes por los que no podía trotar. Xavier descubre en El Hogar lo que es la libertad, aquí descubre que sus patitas le valen para recorrer grandes distancias, que puede ir a donde su corazón le lleve sin que nadie le tenga que guiar. Ahora, con su ojito, ve largas distancias que podrá recorrer, lugares por descubrir, sitios a los que ir, como la montaña que se ve a lo lejos, la montaña Vegan, cuando quiera la podrá investigar. Los oídos de Xavier aquí escuchan cómo la gente le  dice cosas bonitas, y ha descubierto que su rabito le sirve para mostrar felicidad.

En los primeros cinco minutos que Xavier pasa en El Hogar Animal Sanctuary ya ha caminado más de lo que lo ha hecho en meses. Ha visto a otros como él y los ha querido conocer, Can y Justice, serán sus amigos.

El podólogo ha arreglado ya sus piececitos y Xavier corre como un rayo por el Hogar. En breve toca dentista, una vez arreglada su boquita podrá comer con más facilidad las manzanas que tanto le gustan y, entre mimos y arrumacos, curamos la infección que tiene en lo que un día fue su ojito.

A Xavier le encantan los besos y «croquetear» en la arena, le gustan las nubes cuando hace sol y peinarse con el flequillo de lado. No le gusta la lluvia porque le parece triste y dice que le encrespa el pelo.

Amadrina a Xavier:  [email protected]