Ella es Ruth.

Hace más de 3 años apareció una joven cierva en la puerta de un restaurante, junto a la carretera.
Llevaba un collar con cascabel, estaba asustada y perdida.
La familia de Zamora que la vio en la puerta de su negocio le dió de comer y calmaron su miedo. Ya no estaba sola…
La pequeña Ruth nunca abandonó ese lugar y prefirió la compañía de esa familia a vivir en liertad, quizás nunca la conoció.

El lugar donde vivía no es suficiente para ella, era un recinto pequeño donde no pueda correr libre, y además jamás iba a conocer a otro animal como ella.

Por todo esto, El Hogar y FAADA se han unido para rescatarla.