Madrinas: Celestina, Inma, María José, Carolina, Verónica Lizeth y Cèlia

    El 28 de junio una pequeña heroína llamada Adriana rescató de la calle a Regan, un gatito bebé con necesidades especiales, que apenas se tenía en pie porque estaba desnutrido y con fiebre. Sheila, la prima de su rescatadora, hizo de casa de acogida hasta que la asociación BeneCane de Langreo fue a buscarle a León para hacerse cargo de él mientras las voluntarias de El Hogar organizaban el viaje para traerle cuanto antes al santuario.

    Le llevaron al veterinario donde quedó hospitalizado para hacerle pruebas analíticas y determinar si tenía alguna infección, practicarle un TAC y administrarle sueroterapia y vitaminas. Regan tiene ataxia cerebelar que le ocasiona falta de coordinación, estabilidad y precisión en los movimientos de su cabeza y sus patitas, y le afecta al sentido del equilibrio. Pero ese no va a ser un motivo que le impida ser un gato feliz y disfrutar de una vida plena.

    El 2 de julio, el bebé Regan tuvo que volver al hospital porque al ser tan pequeño y tener las venas tan finas, después de tantas pruebas y pinchazos, sufrió una flebitis. Pero con los cuidados veterinarios y el amor de todas las maravillosas personas que estaban pendientes de él ¡se recuperó! y el 8 de julio salió del hospital.

    Entonces llegó el momento de que las activistas voluntarias de El Hogar fueran en su búsqueda, así que viajaron camino a Asturias. A su llegada, estaban deseosas por conocer a Regan, el hermoso bebé albino con ojazos azules.

    Regan te enamora en cuanto le conoces, tiene mucha energía, ganas de jugar y disfrutar de la vida. Además, es muy curioso, aventurero y no tiene miedo a nada ni a nadie. Ya ha conocido a algunos de los habitantes de El Hogar y cada uno de ellos le ha dado la bienvenida: Rubén el burrito, la oveja Savannah… Hasta que no esté vacunado no podrá juntarse con los demás gatos. Pero ya queda poco para que conozca a Comino, que también tiene una necesidad especial, y seguro que será su compañero de aventuras.

    En el santuario vamos a hacer todo lo posible para que Regan crezca feliz y lograremos que sea autosuficiente y mejore cada día su calidad de vida con ejercicios, fisioterapia, etc. Nosotras seremos las manos que le cuidaran y vosotras ¿queréis formar parte de su familia y ayudar a cubrir las necesidades básicas que este bebé tan especial va a necesitar a lo largo de su vida? Escríbenos a:  [email protected] y apadrina a Regan, te sentirás orgulloso de verle superar retos y alcanzar grandes metas.