Madrina: Rosa

Padrino: Toni

 

Okja llegó al Hogar en agosto de 2019.

Unas compañeras activistas se lo encontraron en una carretera, se acercaron y vieron que no podía moverse pero que estaba vivo y jadeaba. Pensaron que habría sido atropellado pero no había heridas a la vista.               Era un misterio cómo había podido caerse del camión siendo tan grande pero el hecho era que había que sacarlo de ahí inmediatamente. Y sabíamos que sería muy difícil rescatarlo debido a su inmenso tamaño. Pero ya teníamos un poco de práctica en este tipo de casos ya que, apenas 9 meses antes, habíamos rescatado a River.

Llevamos a Okja directamente a las nuevas tierras de L’Esquirol porque fue por esa zona por donde lo encontraron y temíamos por su vida: no tenía sentido llevarlo al santuario de Tarragona para luego volver a trasladarlo, someterlo a tanto viaje en pleno verano, menos aún en su estado. Nuestro cerdo gigante pasó días jadeando, pensábamos que por el calor que hizo en esos días de verano inclemente, pero en realidad la causa, lo supimos más tarde,  era su desproporcionado exceso de peso.

Luego de la visita de la veterinaria, de su desparasitación, de que nos dijera que tenía, aproximadamente,  apenas dos años, y que su vida estaba en riesgo debido a que el exceso de grasa le oprimía los pulmones y le impedía respirar bien,  empezamos una rutina para tratar su obesidad mórbida.

 

Okja no podía siquiera  ponerse de pie sin derrumbarse, sus músculos no eran capaces de soportar su peso. Temimos lo peor.

Una semana después de un tratamiento basado en comidas sanas y naturales y fomentando que poco a poco caminara distancias más largas cada vez, Okja dejó de jadear constantemente y podía ponerse de pie por sí mismo.

Nuestro Okja, así lo llamamos por la película, es un patente manifiesto de los resultados de la manipulación genética de las granjas, de la sobrealimentación y la ausencia de movimiento a la que son sometidos los animales.

Él siempre llevará consigo la pesadilla de su genética manipulada, pero nosotras no nos apartaremos de su lado para proporcionarle una vida sana, segura y feliz.

Si quieres ser parte de su familia y cuidarlo para que nunca más le falte nada, puedes escribirnos a: [email protected] , y apadrinarlo.

Él es Okja

Una historia que comienza, un bebé rescatado de una muerte segura.Alguien que merece la pena que conozcas tanto como que lo des a conocer: se llama Okja ?❣️? Únete a nuestro mensaje de paz, de igualdad y de compasión por todos los animales de este planeta. Ayúdanos a rescatar a más víctimas como Okja. Contigo seremos más fuertes y podremos devolverles la libertad: amigos@elhogar-animalsanctuary.org

Geplaatst door Fundación El Hogar Animal Sanctuary op Vrijdag 16 augustus 2019