Madrina: Nazareth

Fecha de nacimiento: 15 de noviembre de 2011

Marco llegó al santuario siendo apenas un bebé.

Vino al mundo, como tantos otros corderos: considerado un producto de consumo y no un ser con derechos y sentimientos. La madre de Marco desafortunadamente no sobrevivió al parto, ya que no es habitual que sean atendidas por veterinarios y a menudo surgen complicaciones. Los que las explotan no se preocupan en exceso por sus muertes, más allá del dinero que pierden.

Él, junto con otro bebé llamado Barry que también vive en el santuario, iba a ser regalado por el hombre que les vió nacer. Su destino: ser la cena en unas fiestas navideñas.

Afortunadamente la persona que iba a recibirles como regalo, quiso salvar sus vidas. Gracias a eso, Marco y Barry, junto con la madre de este, Alegría, llegaron al santuario para vivir juntos como una familia.

Marco y Barry crecen juntos, inseparables, como hermanos. Juntos recorren el santuario, se tumban al sol y disfrutan de sus vidas. 

Cosas simples a las que todos deberíamos tener derecho, pero por desgracia no es habitual para corderos como ellos.

Por suerte, ellos son parte de la familia de El Hogar y aquí serán respetados, cuidados y queridos para siempre.