Padrino: Oriol 

Fecha de nacimiento: 1 de marzo de 2014

Un día recibimos un aviso: había un pato en una tubería de un polígono industrial.

La persona que nos dió el aviso, nos comentó que esa tubería desembocaba en una charca y por ello seguramente el pequeño pato se había refugiado allí. También que, tanto el agua de la charca como la que fluía por la tubería, estaban contaminadas por los vertidos causados por la actividad industrial de la zona. Preocupado, dijo haber visto cómo el pato era acosado en alguna ocasión por perros sueltos que paseaban habitualmente por las cercanías de la charca.

Uno de nuestros voluntarios se acercó a la zona y encontró allí al patito, solo y asustado, indefenso. Su raza, de esas que se han modificado genéticamente para el engorde rápido, hace que no pueda moverse con la agilidad de los patos salvajes, ni pueda volar, por lo que realmente no está preparado para vivir en libertad.

Y así fue como aquel patito extraviado pasó a formar parte de una familia. A tener un nombre: Khalo. A tener una amiga del alma con la que pasar sus días: su querida Frida. A sentirse seguro y protegido y a saber lo que significa que cuiden de ti y que tu felicidad importe.