El Hogar Animal Sanctuary se trasladó a Galicia para salvar la vida de dos vacas del caso Chantada. A pesar de todo el esfuerzo, las administraciones y la Xunta de Galicia las asesinaron.

 Tocaba volver con la tristeza y la impotencia de no haberlas podido salvar, en ese momento recibimos un aviso: “Nueve bebés gallina necesitan un Hogar”. Habían nacido en la oscuridad, sin saber lo que es el sol o la hierba y habían sido abandonados a su suerte en el fondo de un lúgubre corra, muros de cemento y jaulas para encerrar la libertad…

 Alguien las escuchó encerradas y nos pidió ayuda. Ellas han llegando a El Hogar Animal Sanctuary para vivir la vida que todas las gallinas deberían vivir: curiosear, escarbar, aletear, cantar, sentir el sol, vivir la libertad… ellas han venido aquí para saber lo que es tener una familia.

 Entre estas gallinas llega Izan, un gallito muy enérgico al que le gusta dormir en las ramas.