Madrinas: Montserrat, Maria Isabel, Grethel y Gemma

Fecha de nacimiento: 14 de marzo de 2009

Hace 4 años Gretel sufrió una grave contusión por un golpe o atropello. Mucho tiempo de injusticia para esta pequeñita con cuerpito de cacahuete…

Ella fue recogida por la protectora de animales Refugi Baix Camp, donde la cuidaron e intentaron que recobrara la movilidad de la patita que tenía mal soldada y que no podía utilizar correctamente.

Al no poder utilizar su patita Gretel cargó demasiado peso en su patita buena, lo que hizo que al final ni una ni la otra pudieran aguantar. Gretel se arrastra porque sus patitas se han deformado y no tienen fuerza para sujetarla.

En la protectora intentaron con todas sus fuerzas, que Gretel encontrara un hogar, pero pasaron los años y los humanos de naturaleza caprichosa no ven a Gretel como es de verdad. Una mestiza cojita no es una buena candidata para adoptar. Nuestra voluntaria Ivette, nos contó su historia, y supimos al instante que Gretel se tenía que venir a El Hogar Animal Sanctuary. Mucho tiempo de injusticia para esta pequeñita con cuerpito de cacahuete, había llegado la hora de los mimos y de caminar.

El mundo está cambiando, y cada vez somos más los que sabemos ver de verdad. Sin quitarle a Gretel ni un poco de su preciosura real, lo increíble de Gretel está en su interior, de gran personalidad, fuerte y luchadora.

Hemos visitado a un especialista y parece ser que una de las patitas de Gretel será operable. Son grandes noticias para Gretel, que con tres patitas se podrá mover con mucha más facilidad. Mientras llega esta solución alguien genial, Jaime Isaac, ha decidido dedicar su tiempo a hacer una sillita de ruedas para Gretel y donáresla. Él es un soldador gallego que usa su tiempo libre, sus contactos y habilidades para fabricar sillas ortopédicas caninas, a través de su Facebook  “Ángeles Caídos Sobre Ruedas”. Sin duda nuestra Gretel motorizada correrá como un rayo por el Santuario.

Mientras su silla llega, Gretel ha cumplido 7 años y de regalo unas botitas para poder jugar. A Gretel le encantan sus botitas, y las luce de impresión.

Ahora Gretel tiene tres patitas, camina perfectamente pero es de naturaleza un poco vaga así que camina lo justo.

Bienvenida Gretel