Madrinas: Miriam, Marta y Joanna.

Padrinos: Óscar, Alberto

Fecha de nacimiento: 01 de enero de 2007

Greta es una mastina cariñosa, pero todavía miedosa con los hombres.

Una mirada teñida de tristeza infinita tras los barrotes de su prisión fue el particular grito de auxilio que recibimos de Greta y al que no pudimos sino responder rescatándola de las lúgubres instalaciones de la perrera en la que se encontraba recluida.

Su cuerpo desnutrido y parasitado hablaba de una vida de miseria y abandono, pero era su corazón, roto por el maltrato, el que presentaba la herida mayor. Greta mostraba auténtico terror ante la presencia de humanos de sexo masculino y, a pesar del tiempo trascurrido desde entonces, aún hoy lleva consigo esa secuela emocional. Tan sólo unos pocos afortunados han logrado derribar esa barrera defensiva, conquistando su confianza y su amistad a base de cariño y largos paseos por el campo. Entonces, cuando su temor se desvanece, se torna una compañera alegre, cariñosa y divertida que enamora con su dulzura a cuantos la conocen.

Con el resto de habitantes del santuario mantiene una relación excelente y siempre se muestra paciente y amorosa con todos ellos, sea cual sea su especie.

Greta padece displasia, un trastorno articular molesto y doloroso pero, con los cuidados y el tratamiento adecuados, no le impide disfrutar plenamente de su vida y hasta arrancarse feliz unas carreras cada tarde con un peluche en la boca, atropellando a quién ose ponerse en su camino y arrancándonos a todos una sonrisa con esos movimientos torpes y desgarbados que la caracterizan.

Conocerla es amarla sin remisión.