Madrina: María Victoria

Padrinos: Durán y Theo

A Gemma la recogimos en Almería, en medio de una montaña, sola en el suelo, sin poderse levantar. A su llegada al Santuario comprobamos que Gemma, tenía anemia, como no se podía mover, construimos una camilla para ayudarla a caminar y llevarla de un sitio a otro. Pero Gemma es muy fuerte y peleona, y de increíble valentía, y pronto comenzó a caminar, ahora ya se pasea por el santuario, en busca de brotes verdes a gran velocidad.

Gemma es una ovejita muy valiente y una gran mamá.