Madrina: Mercè  

 

Bola llevaba dos días caminando por una calle de Badalona y aparentemente no podía volar, a través de las redes sociales se movilizó mucha gente para buscarla y atenderla…

 

Se le hizo una radiografía en la que se vio que tenía rota una de las articulaciones del ala derecha. No le hacía daño porque ya hacía días que se la había roto y había empezado a soldar pero mal, probablemente no podría volver a volar.  Aun así, le inmovilizaron el ala durante 3 semanas para intentar corregir la soldadura, pero desgraciadamente no funcionó.

 

Bola es tímida y temerosa, no puedes evitar ser lo que te enseña la vida, y si eres palomita la vida te enseña a escapar. Le costó mucho confiar en la persona que tanto la cuidó, pero después de unas semanas ya formaba parte de esa familia y se recuperó rodeada de mucho amor. Pero Bola estaba triste, vivir en un piso donde nunca ves el sol y no poder ver a otros de su especie es duro.

 

Por eso decidimos que Bola viniera a El Hogar Animal Sanctuary, aquí tiene todo lo que necesita para ser feliz, ahora el sol le roza el cuerpito, puede estirar las patitas y estar acompañada de sus amigas a cada rato. Bola está encantada, aquí no tiene que buscar comida, no hay monstruos de cuatro ruedas que no frenan al pasar, y que raros estos de dos patas, no se parecen a los demás, no juegan a perseguir, no quieren asustar.

 

Bola ya no es una bola, puede caminar bien erguida, mirar bien presumida por encima de sus alas. Sienta bien dejar atrás el miedo y poderse chulear.

 

Amadrina a Bola:  [email protected]