Padrino: Fernando

Fecha de nacimiento: 15 de noviembre de 2011

Barry ha podido crecer junto a su madre.

Esto que parece algo tan básico, cada año es negado a miles de ovejas bebés que, como él, nacen con el único propósito de ser separadas de sus madres para que éstas produzcan leche. Estos tiernos bebés prácticamente no llegarán a probar lo que las ubres de sus mamás fabrican para ellos y, con apenas días de vida, servirán de alimento a muchos humanos que buscan degustar la rosada carne de los corderos lechales.

Por suerte, Barry y su mamá Alegría fueron afortunados y, junto al huérfano Marco, que fue acogido por Alegría como propio, fueron rescatados de su futuro por El Hogar Animal Sanctuary, gracias a la intervención de uno de sus voluntarios que conoció su historia. En el santuario han podido disfrutar de aquello que les es arrebatado a tantos: una vida feliz como madre e hijo, creciendo juntos, fortaleciendo cada día un lazo que entre ovejas, tan familiares, nunca se rompe. Por supuesto, en libertad.

A Barry le gusta jugar con sus congéneres y con los humanos dando topetazos cariñosos con su cabeza. Marco y él han sido y siguen siendo compañeros de juegos y travesuras.