Freedom y Julieta

Freedom era un bebé cuando pusieron una cadena alrededor de su cuello y durante un año creció con el dolor de la soledad, del hambre, del hierro clavándose en su carne.
No sabía lo que era una caricia hasta que voluntarias de EHP le regalaron las primeras de su vida. Siempre recordaremos la euforia de Freedom aquellos días, gruñendo de placer, corriendo y emborrachándose de olores, de sabores y de su propio nombre, de libertad.Conoce aquí su historia: https://bit.ly/11WcevTY si quieres apadrinarle y formar parte de su vida, escríbenos: [email protected]

freedom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>