La cara oculta del foie-gras: una tortura silenciada

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Muchas familias han tenido en sus mesas esta navidad este producto, el foie-gras, sin saber realmente de dónde proviene, qué es exactamente o lo que se esconde tras la producción de este. Y es que esta crema es, en realidad el interior de un hígado enfermo de patos, ocas o incluso cerdos torturados hasta que mueren.

La obtención de este producto se genera en granjas especializadas donde se sobrealimenta a ocas y patos durante toda su vida, que claramente dura demasiado poco. A estas aves, agarradas sin poder moverse por maquinaria en cadena, se les introduce en la boca, con el pico abierto a la fuerza, un tubo metálico de hasta treinta centímetros, el cual llega hasta el estómago.

 

Mediante dicho tubo se introduce, varias veces al día, una masa de maíz que engorda a las aves para que su hígado se vaya degradando. Esta masa, introducida forzosamente en su cuerpo, equivaldría a treinta kilos de pasta al día para una persona humana. Además del estrés y el pánico que sufren psicológicamente, el tubo genera en los animales diversas heridas en el esófago y los órganos internos. Tras semanas sin descanso con esta crueldad inhumana, el hígado adquiere un tamaño diez veces mayor que el de un ave sana, a la vez que contrae esteatosis hepática, una enfermedad consecuente de esta tortura.

Una vez muertos, aves y ocas son abiertos en canal para extirpar el hígado y sacar de él la masa enferma que se ha generado, que luego empaquetarán y nombrarán como foie-gras, para capricho de mercados y familias.

 

Una investigación de Igualdad Animal  destapó los horrores que se generan en este tipo de granjas. También nosotras llevamos a cabo hace dos años la campaña “Di No al Foie Gras”, saliendo a las calles catalanas en plenas navidades entre 2015 y 2016, para concienciar sobre el consumo de este producto y sus consecuencias en los animales.

Laska, Frida, Kahlo, Nuria, Dodi, Fénix y Óscar son los patitos que viven felizmente junto a nosotras. Todos ellos tienen un espacio libre y seguro para pasear, comer y beber, incluso un charquito limpio en el que darse chapuzones, ducharse y jugar. Vinieron de ventas ambulantes, abandonados con amenazas de ser devorados, comprados como juguetes, perdidos en jardines e incluso estanques varados…

Paula, Malcom y Nataly son las ocas. Ellas, venidas de granja, tratan ahora sus heridas emocionales siendo cada día más felices en su Hogar. En el santuario tienen una casita y un terreno para ellas solas. Durante el día suelen pasear por todo el recinto juntas, visitando a sus otros compañeros.

Todos ellos son animales rescatados de infiernos que viven ahora sus vidas felices, con la calma y la seguridad de que serán tratados con el respeto que merecen como seres sintientes, como personas no humanas. Está en nuestra mano que todos los patos y ocas que sufren a diario en granjas de foie-gras y de otro tipo de explotaciones dejen de ser torturados dejando de consumir foie-gras, este producto tan popular, tan engañoso y tan cruel.

(Arien Vega)


Warning: Parameter 2 to qtranxf_excludeUntranslatedPostComments() expected to be a reference, value given in /home/elhogara/public_html/wp-includes/class-wp-hook.php on line 288

Warning: Parameter 2 to qtranxf_excludeUntranslatedPostComments() expected to be a reference, value given in /home/elhogara/public_html/wp-includes/class-wp-hook.php on line 288

1 Comment

  1. raul says:

    Hay tantas caras ocultas que me avergüenza mi ignorancia. Siendo Vegano, todo esto lo evitamos.
    Quiero ayudar a expandir el veganismo
    Gracias Arien. Salud y amor para ti y el grupo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.