para cambiar el mundo UN ESPACIO... CONÓCENOS
banners AnaKat GoFundMe OK

English Text

Necesitamos tu Ayuda

donativos protección de animales
tienda animal
Blog Infantil El Hogar ProVegan
apadrinar animales
eventos asociación protectora de animales

El Hogar Animal Sanctuary es un santuario de animales donde todos somos activistas que queremos mejorar este mundo, sobre todo para los más desfavorecidos, que actualmente, por número, son los otros animales.

Te invitamos a meterte en nuestro Hogar virtual que es esta web y que disfrutes conociendo a nuestros queridos habitantes. A que recapacites con la información que veas, y que actúes en base a tus principios para ayudar a quien lo necesita.

Bienvenido/a al cambio

Santuario de animales
El Hogar Animal Sanctuary

ESTO ES LO QUE SOMOS
ESTO ES LO QUE HACEMOS

Los voluntarios/as son el motor que hace funcionar esta ONG. Desde muchos países gente de todas las edades trabaja coordinadamente, en más de 10 departamentos, para ayudar a los animales desde distintos frentes:

  • Mantenimiento del santuario de animales
  • Nuevos rescates y recuperaciones
  • Concienciación y sensibilización de la sociedad, mostrando la realidad que las industrias que se lucran con la explotación animal se esmeran en esconder. Sólo sabiendo la verdad, la gente podrá tomar decisiones correctas.

Conoce y apoya nuestros nuevos proyectos

logotipo_EmpresasConCorazon
QUÉ HACEMOS

Las tierras de los animales libres

Hemos creado un espacio libre de especismo, un santuario de animales, dentro de cuyos límites físicos no son consumidos o publicitados productos de origen animal.

Sus instalaciones se adecuan en función a las necesidades e intereses de cada individuo y de acuerdo con sus características personales. Espacios o parques de protección donde convivimos distintas especies en paz y armonía, sin jaulas o vallas que nos retengan o aislen a unos de otros.

Son 30 hectáreas de una belleza inconmesurable donde viven felices los animales rescatados que fueron víctimas de situaciones de explotación, agresiones o abandono; 30 hectáreas donde se les ofrece la posibilidad de una vida digna, donde nadie les separará de su familia, donde las madres criarán a sus hijos, y las abuelas envejecerán al lado de sus amigas de toda la vida.

Las tierras y refugio de los animales libres, El Hogar Animal Sanctuary.

OBJETIVOS

Lo que dicta nuestro corazón

1. Mantener un lugar a salvo del especismo: donde no exista discriminación en función de la especie y todos los animales sean respetados por igual y considerados como individuos únicos e irrepetibles con personalidad e intereses propios, y extender este patrón de conducta al resto del planeta.

2. Desde el santuario animal promovemos el veganismo, un estilo de vida libre sin explotar al resto de animales, una forma de vida ética y sostenible para todos.

3. Desarrollamos proyectos educativos dirigidos a niños y adultos con el fin de eliminar la barrera de desconocimiento hacia otras especies.

4. Generamos material didáctico y de concienciación.

5. Investigamos acerca de los cuidados y necesidades de cada uno de los habitantes del santuario animal, desde el punto de vista de su propio bienestar y salud, no desde la intención de explotación, y compartimos lo que descubrimos para beneficio del resto de animales.

COLABORA

¿Qué puedes hacer tú para ayudarnos?

Si te gusta lo que ves, si sientes como nosotros y quieres mejorar este mundo, únete a nosotros y forma parte del activismo por la liberación animal y del planeta: [email protected]

Si te gusta lo que hacemos, y consideras que tiene que haber lugares como el santuario o activistas como los que trabajamos en El Hogar Animal Sanctuary, colabora haciendo una donación para que podamos tener más recursos y salvar más vidas: [email protected] (recuerda que puedes colaborar donando dinero en efectivo, en especie o mediante  legados y herencias).

También puedes colaborar con nosotros apuntándote a nuestro programa de voluntariado animal, toda ayuda siempre es bienvenida.

No te pierdas…

Campaña

¡El Hogar Animal Sanctuary ahora es Fundación El Hogar Animal Sanctuary!

¿Por qué hemos cambiado de denominación social?

Las tres razones principales:

1. Para que se reconozca que los santuarios de animales estamos realizando una labor de interés general para la sociedad.

2. Porque queremos proteger a esta familia y que nadie nos vuelva a dañar. Ser fuertes, y tener más recursos, nos permite asegurar un futuro estable y en paz para todos los animales rescatados.

3. Queremos que tu generosidad tenga una recompensa. Sabemos que, muchas veces, ayudarnos supone un esfuerzo monetario para ti, así que ahora, cualquier donación que hagas a la Fundación El Hogar Animal Sanctuary, te la podrás desgravar de tu próxima declaración de la renta o en el impuesto de sociedades.

Facebook

Publicado hace 10 horas

Fundación El Hogar Animal Sanctuary

🐰 ANTE TODO: RESPETO 💚

😌 Los conejos todavía tienen un poco de miedo, como es normal, tras la terrible vida que han sufrido antes de ser rescatados y luego, una vez en el santuario, aunque con sumo cuidado y cariño hemos tenido que medicarles, llevarlos al veterinario y ser pinchados para vacunarles ya que llegaron en muy malas condiciones y con bacterias que debían ser tratadas.
😊 Cada individuo tiene su personalidad y cada cual actúa acorde a su personalidad y las vivencias sufridas. Ellos concretamente lo han pasado muy mal y no podemos esperar que sean conejitos adorables, sociables y confiados que vengan buscando contacto con los humanos cuando la experiencia vivida con anterioridad ha sido tan negativa.
Así que si tenéis a vuestro cargo animales temerosos, poco cariñosos, recordad que no es culpa suya, que ellos no han elegido sentir miedo. Las malas experiencias vividas, la genética y demás circunstancias los han hecho así, y por eso debemos tener paciencia, cuidarles tratar de entenderlos y ante todo respetarlos.
Y no perder la esperanza, porque a veces, cuando todo se da por perdido, ellos empiezan, poco a poco, a confiar, a buscar el contacto, a dejarse acariciar...
Pero nunca tratando de forzar la situación, siempre desde la paciencia y el respeto.
#ViveElHogar 🦋
... Ver másVer menos

Ver en Facebook

Publicado hace 14 horas

Fundación El Hogar Animal Sanctuary

🏡 HOSPEDAJE SOLIDARIO LA CABAÑA

🙋🏻‍♀️ En esta época de incertidumbre que nos está tocando vivir, y ante las restricciones y posibles futuros confinamientos, plantéate venir a pasar un tiempo, (1 semana, 2 o tres...), el que puedas permitirte, dependiendo del tiempo del que dispongas, a El Hospedaje de La Cabaña.
Aquí disfrutarás, en plena naturaleza, de un espacio de 25 hectáreas, aisladas de las ciudades y aglomeraciones, donde respirarás aire puro, convivirás con los animales de El Hogar y las personas voluntarias, un grupo de gente estable, y además, con tu estancia, estarás ayudando a cubrir el pago mensual de las tierras del santuario.

🧏🏻‍♀️ Si te interesa está tentadora y maravillosa opción, no te lo pienses más y haz tu reserva escribiéndonos a 💌
[email protected]
... Ver másVer menos

Ver en Facebook

Publicado hace 19 horas

Fundación El Hogar Animal Sanctuary

🌱 POR UN MENÚ VEGANO EN TODOS LOS COMEDORES ESCOLARES DEL ESTADO ESPAÑOL

• Feumve Por la opción de un menú vegano en todos los centros educativos , es el resultado de la unión de familias afectadas por la situación de discriminación y exclusión, resultado de la negativa por parte de la gran mayoría de centros escolares a ofertar menús veganos en el territorio español.

Si quieres cambiar esta realidad, únete a Feumve💚

✍️ Firma su petición, difunde, y súmate a su lucha, ¡nosotras ya lo hemos hecho! 👇

#Menuvegescolar : chng.it/ZLgcSvRxqM
... Ver másVer menos

Ver en Facebook

🐈‍⬛ PACHU AFERRÁNDOSE A LA VIDA

😌 Tras la triste pérdida de Bichi, Pachu nos da una inyección de positividad, la gatita leucémica y con calcivirus que le provoca tener los ojitos hinchados, sigue con la sonda gasogástrica para alimentarle, y dos voluntarias prestándole atención 24h para que no se sienta sola y salvarle la vida... Y a pesar de que es una gatita muy miedosa, esta situación le está haciendo recuperar la confianza en las humanas y esto nos alegra mucho 😊

🤗 Amadrina a Pachu y ayúdanos a seguir costeando su tratamiento y las atenciones que necesita:
www.elhogar-animalsanctuary.org/como-ayudar/apadrina-animal-rescatado/

💸 O haz una donación puntual, con el concepto «Pachu», en nuestra cuenta de Triodos Bank:
IBAN: ES50 1491 0001 21 3000111041
BIC/SWIFT – TRIOESMMXXX

Gracias 💚
... Ver másVer menos

Ver en Facebook

🐷 ¿Cómo juntamos a distintos cerdos?
Hoy te lo mostramos con el niño Kenai:

😌 Tras meses en los que el pequeño Kenai ha vivido en un otro parque debido a los problemas de salud con los que llegó como el mal estado de las pezuñas, dolor de cadera tras el traslado, una infección en la piel, negación a investigar y moverse por zonas con el suelo de diferentes texturas... Pero por fin ya le hemos llevado al Parque de Family Farm, con el resto de cerdos, cerdos vietnamitas, oveja y cabras, y estamos empezando a trabajar en su sociabilización para que pueda quedarse a vivir con el resto de sus compañeros y el parque de cuarentena disponible para así poder seguir rescatando vidas.

🤗 Asóciate a El Hogar y juntas rescataremos más animales de la explotación.
www.elhogar-animalsanctuary.org/como-ayudar/hazte-socio/
😃 O amadrina al pequeño Kenai 🐖
www.elhogar-animalsanctuary.org/como-ayudar/apadrina-animal-rescatado/

Gracias 💚 por hacer de este mundo, un espacio más seguro para los animales
... Ver másVer menos

Ver en Facebook

😢Nos hemos quedado sin ella, sin la jefa.
Segunda parte.

Cuando tuvimos el primer santuario, era solo una hectárea. Allí convivíamos en armonía todo tipo de animales. La casa era la oficina y en ella podías encontrar desde Flor, una oveja, durmiendo con Julieta, una podenca, a un patito bebé enganchado a mi regazo porque era huérfano; una ratita en el salón y muchos gatos y perros llenando y alegrando la estancia.
Las paredes, cada una de un color, daban a todo el Hogar un aire pintoresco y alegre.
Pero lo más bonito era ver cómo interactuaban entre ellos celebrando cada día la vida. Allí no había peleas entre animales, se entendían perfectamente dejando a un lado la especie a la que pertenecían.
Una noche de trabajo al ordenador, la imagen en el despacho/salón era de un montón de cabezas, grandes y pequeñas. Y entre todo el bullicio silencioso se oyó un quejido inconfundible, el lloro de Comino, uno de los más pequeños en tamaño y protegido de Bichito.
Todos miramos haber que había pasado, ya que teníamos una nueva habitante bastante potente: Numa, una mastina enorme recién llegada de un maltrato.
Cuando todos estábamos analizando la situación, alguien vino decidida, los cuerpos de perros y gatos se echaron a uno y otro lado. Dejando un camino libre a Numa y Comino.
Del fondo de la sala apareció Bichito, caminando con paso firme y sabiendo a lo que iba, increíble como todos y todas le habían hecho camino. En silencio, se posicionó al lado de la nueva y la miró estirando su cuello y el resto del cuerpo, Numa enseguida giró la cabeza a otro lado evitando claramente un conflicto con la gatita jefa, esta al ver su actitud sumisa miró a Comino, que ya se estaba yendo con su paso borrachito y alegre a dedicar su tiempo a otro juego. Bichito dictaminó que había sido un pequeño pisotón, un accidente sin malicia y se retiró tranquila. El camino de animales se volvió a cerrar y allí aparentemente no había pasado nada. Yo quedé atónita viendo la escena. Como esta, muchas historias increíbles conviviendo tantos años con ella.
Otro gran recuerdo, saltando en el tiempo por no extenderme en mi relato, su relato: ya en el otro santuario, en Tarragona. Cuando vivíamos más o menos felices y recorríamos cada mañana las tierras todos los perros, Gota (la ratita que viajaba en mi pecho o capucha con su bellota o esparrago según la época) y Hodari, la lora voladora y ventrílocua que nos sobrepasaba haciéndonos agachar la cabeza como si fuera un rapaz mientras se reía o ladraba imitando a los perros que caminaban al lado.
Bichito también venía, siempre que podía, caminaba maullando en la extraña cuadrilla. Y Kero, Greta, Ringo, y tantos amigos que ya no están, porque lo que os cuento, fue hace mucho tiempo ya.
Y pasaron los años y la Bichi se quedó ciega, lo pasó muy mal; lloraba por las noches y se perdía en su casa hasta que se hizo sus mapas mentales y con el olfato, el oído y su inteligencia, volvió casi a ser la que era, pero caminando con mucha prudencia y eso sí, sin poder poner orden con los demás. Es más, algún jovenzuelo pendenciero no la respetaba así que fuimos estando más atentos a ella. Aún así, con la oscuridad alrededor y sin entender lo que pasaba, Bichi siempre nos buscaba y nos llamaba y se hacía entender perfectamente. La maestra, una vez más, nos enseñó a todas algo muy valioso, a vivir con una invidente.
Y ya cieguita, y convertida en abuela, algún paseo fuera de la finca quería hacer junto a los perros, o subir escaleras, ¡qué capacidad, que ejemplo de fortaleza!
Esa época coincidió con el traslado forzoso de santuario, tiempos revueltos en la familia y mucha tristeza, por eso siento que no la pude atender como necesitó, porque intentábamos sobrevivir a una situación dantesca.
Y llegamos, por fin, a esta época, a estas tierras, a las tierras de paz de Bichi y todos ellos, los huérfanos y ancianos de El Hogar que forman esta gran familia. Llegamos juntas, todas, lo peleamos bien para no separarnos y, una vez aquí, casi cada día lo he recordado y los he abrazado fuerte por ser tan valientes y por si en la época que nos tocó vivir, los hubiera podido descuidar de algún modo.
Construímos para todos lo mejor que pudimos, y los gatos como ella fueron los primeros privilegiados. Aquí ha hecho frío, pero siempre han tenido mantitas mulliditas, calefacción y mucho amor. Un jardín donde tomar el sol y retozar en la hierba y, sobre todo, en esta época, ha sido la etapa de más comprensión y cuidados para la abuelita.
Ha estado muy vigilada y transportada con sumo cariño al jardín, a su fuente de agua, a su camita: las siestas en nuestro poquito tiempo de descanso y las películas antes de dormir siempre han sido abrazadas a ella, eran los tiempos prometidos en los que nos hemos besado, ronroneado y acariciado cara con cara; ella nos mordía la nariz cuando ya su viejo cuerpecito no podía hacer otra lucha por la artrosis, la apodamos cariñosamente “la gatita vampira”, haciéndole ver que seguía siendo muy poderosa y que nos chupaba la sangre y por eso era tan longeva. Esta era nuestra broma que estoy segura de que la hacía reír porque lo veía en su carita.
En estos tiempos de su vejez, le hemos dado todos los caprichos habidos y por haber, pero sobre todo, nos ha sentido. Siempre Bichi en nuestro pensamiento, cambiándola al sol, ahora a la sombra, ahora revisiones, nuevos medicamentos, tratamientos y siempre ganando batallas: al fallo renal que le diagnosticaron hace tantos años, al cáncer que superamos y extirpamos cuatro veces, al herpesvirus que le impedía respirar en temporadas, operaciones de boca, artrosis…con todo ha podido, y ahora, a sus 22 añazos, su cuerpecito redondito a pesar de las buenas analíticas, de los cuidados, se ha quedado sin energía. Ni la hospitalización le ha devuelto la vida.
Se fue tranquilita, en mis brazos, envuelta en su mantita suave en forma de cocodrilo, con el aceite ayurvédico que huele tan bien que nos echábamos como digo yo: toda la familia, cuando queríamos relajarnos o celebrar algo, para que oliera a felicidad, como tantas noches hemos olido juntas.
Se nos fue la jefa, la otra directora, la que me calmaba y me enseñaba a ser paciente y mejor persona.
Me deja de legado su paz y esta historia…

* Fotografía: Ana Palacios Photographer
... Ver másVer menos

Ver en Facebook

🤲🏽 Nosotras con nuestras propias manos

👭 Las voluntarias del santuario, con sus propias manos, construyen El Hogar que cada una de las especies que habitan en él necesita.
En este caso, nuestra compañera Ana, con sus manos, mazo y martillo, está construyendo una cueva para que las 🐢tortugas puedan refugiarse durante las de invierno.
El trabajo de las voluntarias en El Hogar es siempre muy distinto y variado pero siempre, siempre, muy importante para el bienestar y la felicidad de los animales.
💁🏻‍♀️ Si tú también quieres formar parte del equipo de voluntariado inscríbete en el siguiente enlace 👇🏽
www.elhogar-animalsanctuary.org/como-ayudar/voluntariado/
Gracias 💚.
... Ver másVer menos

Ver en Facebook

Bichito, la otra directora

Tenía cuatro mesecitos y ya estaba tuerta de un ojo. Debía de tener mucho dolor por cómo tenía el globo ocular, pero ella no lo mostraba. Era una gatita risueña, pizpireta y muy decidida.
De hecho, ella decidió no seguir viviendo en la calle. Allá en La Adrada, un pueblito de Ávila, había encontrado a una amorosa familia que, aunque no eran gateros (de momento), la
alimentaban durante los meses de vacaciones en que ocupaban la casa. Esa casa, que para «la tuertita», era su objetivo de hogar.
Acabó el periodo vacacional, la familia tenía que regresar a Madrid y la gatita no podía quedarse sola en la casa. Intentaban razonar con ella para que no entrara por la ventana, como se colaba siempre, porque esa ventana ya no se volvería a abrir hasta el siguiente verano. Pero ella no se daba por vencida y, entre juegos, volvía a colarse dando a entender que no cejaría en el intento. Ella ya era parte de este Hogar y de esta familia.
Mi tío Chuchi, mi querido tío Chuchi, un hombretón más bueno que todas las cosas, que por entonces no tenía animales a su cargo, se compadeció de ella y me la lió. ¡Vaya si me la lió!
Ahora, que el karma (que dicen que existe) se la jugó también a él, que le traería años después colonias y colonias de gatos a las que alimentar y cuidar. ¡Cómo es la vida! ¿eh?.
Recuerdo cómo por teléfono me convenció para que adoptara yo a la gatita, yo que por entonces tenía una vida «normal»: mi trabajo, mi casita, mi hija perrita y mi pareja.
Y es que, llegados a este punto de la historia, de mi historia, de su historia, vais a saber algo que creo no he contado nunca, que dormía en mí, y que en estos días con ella he recordado.
Esta gatita encendió la llama de la compasión y avivó las chispas de las ganas de solucionar injusticias y salvar vidas que hizo nacer El Hogar, ella me hizo recordar a Luci y el compromiso que le hice a la perrita y al resto de animales, allá, bajo la lluvia, en esa fría y
oscura perrera, años atrás.
Entró como se suele decir por la puerta de atrás en mi sencilla vida convencional; le tuve que decir a mi pareja (nada animalista) que me la había encontrado en la carretera. Nunca se percató de que ya venía con arena, trasportín, juguetitos; pruebas fehacientes de mi mentirijilla.
Pero es que a estas alturas, también sabéis que si de animales se trata, por salvarles la vida, no hay que hacer caso, o yo personalmente no hago caso de reglas sin sentido o excusas tipos «es que ya tenemos una perrita, no podemos con una gatita». Así que la llamamos Bichito, un nombre que la describía a la perfección: una pequeña traviesa e inteligente que no había quién
la detuviera si tenía un propósito en esa cabecita.
Recuerdo nuestra casita, en una urbanización cerca de un río. Recuerdo cada día ir a pasear a
la perrita, a mi dulce Nube, y cómo intentar salir de la casa en silencio, casi a escondidas. Y cada día, la gatita parecía dormida pero al momento se daba cuenta de la ausencia y saltaba de tejado en tejado llorando desconsolada porque la habíamos olvidado para el paseo en familia.
Yo no quería que viniera por los posibles peligros de la calle: los coches, los otros perros, etc., pero ella no era consciente de su tamaño. La verdad es que ella tenía una gran personalidad y nunca tuvo miedo a nada. Así que al final, la gatita tuerta, Bichito, venía a
pasear cada día con nosotras al campo y al río; y aunque algún perro la hizo correr, ella trepaba a un árbol y cuando el peligro pasaba, bajaba maullando tan contenta para seguir el camino. Y así fue como tuve que acostumbrarme a tener una hija así de valiente y aventurera.
Con ella me acostumbré a tantas cosas: a ver que la convivencia entre distintas especies podía ser pacífica y, además, preciosa y enriquecedora. Bichito era la jefa, la que ponía orden solo
con aparecer en la sala, solo con esa mirada que tenía.
Cuando entendí a Bichito, cuando la amé como amé a los perros que habían pasado por mi vida, empecé a ver las situaciones de peligro en las que se encontraban otros gatos, que como ella antaño, vivían en las calles.
Comenzamos a ver casos de asesinatos, de abandonos, de dolor y desesperación. Allí, bien cerca, en mi misma urbanización. Ella y yo, con Nube, las tres en nuestros paseos, conocimos a los gatos callejeros.
Las tres empezamos a recoger a los que estaban peor, a alimentar a los hambrientos, a convencer al jardinero y a los vecinos de que envenenarlos no era una opción de control poblacional.
Mi «casa convencional» se convirtió en un campo de realojados: los ciegos, los cojos, los cerebelosos; los que peor estaban se iban quedando a cargo de Bichito, y los que estaban sanos, los iba dando en adopción.
Cuando ya la situación fue complicada, pedí ayuda por internet. Por entonces empezaban las redes sociales, imaginaros qué fuerte el tiempo que ha pasado de esto…
Natalia, Silvia y Pirri, tres gateras empedernidas, vinieron a comprobar mi petición de ayuda y cuando vieron todo lo que tenía en casa, supieron que esto era algo especial.
Ellas me enseñaron todo, me enseñaron a salvar vidas por teléfono y poniendo carteles, los contratos de adopción, la gestión de casas de acogida. Aquí empezó a formarse de forma virtual lo que fuera la asociación El Hogar de Luci.
Y Bichito vivió mi separación cuando la que fuera mi pareja no aguantara el giro que había tomado mi vida, y cuando yo no aguanté la banalidad de una vida convencional. Ella siempre
me dio fuerzas para poder con todo, para trabajar en dos trabajos y seguir salvando vidas para que mi gran familia multiespecie tuviera su casita segura.
Y juntas, la familia de tres que ya éramos siete, nos trasladamos a una vida menos convencional, nuestro piso dúplex con terraza donde llegamos a tener hasta 20 alojados entre galgos, gatos, conejos, etc. Y una red a nivel nacional de casas de acogida llevada por un gran equipo a la que dimos el nombre legal de El Hogar de Luci. Durante esta etapa nos hicimos vegetarianas y aprendimos
y enseñamos otros campos de la explotación animal a través de nuestra web y la sección «abre los ojos». Ella cuidaba de todos en mi ausencia por trabajo y al volver a casa, todo estaba bien siempre, una casita llena de amor y paz y muchos corazones que estaban rotos y que se curaban entre todos.
Hasta aquí la primera parte de la vida de Bichito, ¡cuánto aún os tengo que contar!, Tantas cosas que ahora estoy sacando del cajón del corazón y la memoria.
💁‍♀️Hasta mañana pues, que nos encontraremos nuevamente para leer
... Ver másVer menos

Ver en Facebook

🐷 Ahimsa

🧏🏻‍♀️ Uno de los trabajos de lo santuarios es investigar, estudiar, descubrir remedios para poder curar a los animales, mal llamados de granja o de consumo.
Uno de ellos son los cerdos, que debido a su básica selección genética, enfocada en su rápido engorde para sacar de ellos la mayor cantidad de carne en el menor tiempo posible para ser lo más rentable posible a los granjeros. Ello les provoca una serie de enfermedades y dolencias, que ni tan siquiera son consideradas, porque solo los han estudiado para su explotación, no para ser atendidos y curados cuando lo necesitan. Es por eso que aunque vivan en los santuarios sufren problemas de salud, en la mayoría de las veces bastante graves, imposibles de solucionar, como por ejemplo la rotura de sus pezuñas, de sus deditos, que les provoca tanto dolor que a veces se ven obligados a caminar con los codos para aliviar un poco el sufrimiento.
Entonces, en estos casos, lo primero que hacemos es desinfectar las pezuñas y seguidamente les untamos una cera natural que importamos del extranjero especial para caballos que es específica para la circulación y nutrición del casco así como para mejorar su circulación, porque al ser animales de "mayor valor económico" en la sociedad en la que vivimos pues disponen de más tratamientos y cuidados, que nosotras extrapolamos al resto de animales como Ahimsa y además hemos contratado a un podólogo de caballos para que estudie el caso de los cerdos y nos prepare una fórmula de oligoelementos, nutrientes y minerales que sea el remedio de este tipo de dolencia.
💁🏻‍♀️ Ya veis, rescatar a un animal no es tan solo ofrecerle un espacio donde vivir en libertad, es también una tarea de investigación e innovación en la veterinaria para poder encontrar los remedios que los animales necesitan.
🙋🏻‍♀️ Asóciate a El Hogar y juntas seremos capaces de lograr los tratamientos que tanto necesitan los animales rescatados de la explotación.
www.elhogar-animalsanctuary.org/como-ayudar/hazte-socio/
Gracias 💚
... Ver másVer menos

Ver en Facebook

👩🏻‍💻 CURSO SOLIDARIO‼️

🐈 TU GATO Y TÚ:
Cómo mejorar vuestra vida en común y vuestro bienestar a través de conocer los puntos clave de la convivencia con gatos.

«Hola, soy Paula Calvo, de Antrozoologia.com, y ayudo a personas que viven con su gato a fomentar su vínculo mutuo para mejorar el bienestar y la calidad de vida de ambos.

Hace algunos años, después de atender muchos casos de familias con gato que no entendían por qué la convivencia con su gato se les hacía tan complicada, me di cuenta que todo pasaba porque transformaran su relación a través de comprender mejor el comportamiento, las necesidades y cómo se vincula el gato a los humanos.

Por eso, desde entonces, me dedico a educar a las personas con gato por el bienestar de todos».

💁🏻‍♀️ Es un curso pensado para ayudar a personas que conviven con gato para que tengan el mejor bienestar común para ambos, y, además, por cada persona que se inscriba a dicho curso, a través del siguiente enlace, los animales de Fundación El Hogar Animal Sanctuary recibirán una donación del 25% por venta.

🧏🏻‍♀️ ¿Te apuntas?

👉🏼 bit.ly/34ncnyB
... Ver másVer menos

Ver en Facebook