El día de hoy

Hoy ha sido un día duro, muy triste pero no para olvidar. Porque entre todo lo malo, hay una noticia muy especial, y me quedo con ella al final del dia para poder acostarme tranquila.

Escribo esto porque la gente piensa que aquí, en EL Hogar, la vida es maravillosa, siempre felices y consiguiendo un sueño.

Si, y así es algunos días, pero otros… son tan duros que apenas podemos dejar de llorar. Si lo hacemos, es para trabajar y para que el resto de animales no noten nuestra pena.

Esta mañana teníamos planeado un TAAC para la perrita Amonatxo, con lo recaudado en el evento del dia sin carne podríamos hacerle esta prueba tan cara para saber el porqué de de su tos incurable y la flema de sangre.

Pero los planes cambiaron cuando encontré a la cabritilla mamá, a la divertida y comilona Elenita en el suelo, sin moverse, dolorida…

Ayer trajeron a las pequeñas que habían estado ingresadas y hoy, esperando verlas alegres al volverse a unir la familia… Elenilla ha tenido que ir a urgencias.

Imaginaros como la hemos cargado, transportado, que apenas podíamos levantarla por su peso, pero ha podido mas el amor que la fuerza y la maña.

La pobre se ha quedado hospitalizada, tememos seriamente por su vida. El abdomen hinchado, diarrea y apenas sin fuerza.

Mientras mi compañera se la ha llevado, yo he dejado todas las tareas diarias para poder llevar a la abuela Amonatxo a su cita del TAAC.

Y para 1 hora que he tardado, al volver… los gallos americanos se habían peleado, lo que nunca había pasado.

Alfonso estaba lleno de sangre y Calimero con su ojo ciego también ensangrentado, y todo lleno de plumas y signos de violencia.

He llamado llorando a nuestra querida veterinaria y amiga Esperanza, les hemos curado y separado.

Tienen múltiples heridas y moratones, pero si les pinchamos y curamos no corren peligro sus vidas.

Y entre todo el jaleo de la mañana, las curas y las idas y venidas, mi Elenita hospitalizada sin saber que tiene. La han sacado 4 litros de liquido que no la dejaba ni respirar. No se sabe de donde viene, ni como pararlo ni el motivo de este derrame.

Y han descubierto, aparte de su hígado mal, de su avanzada edad… que tiene dos cabritillas dentro. Dos bebes de 4 meses que quieren nacer. Les queda un mes de gestación y su mami no se si va a aguantar.

Y no se si ellos podrán nacer si ella muere.

Elenita ha sido explotada y maltratada, y ahora, cuando encuentra un hogar donde la queremos tanto, un campo bien grande para pastar, una familia multiespecie que la adoramos, la pasa esto….

¿Que injusta la vida no?

Y nosotrxs no podemos mas que estar pendientes del telf e intentar que la pena no ahogue la energía positiva para que allí donde está, nos oiga, nos sienta, y sepa lo mucho que la queremos y que deseamos que vuelva. Que hay mucho amor en la vida para ella y que tiene que sacar adelante a las dos pequeñas que luchan por nacer.

Un día eres feliz y al otro la pena te mata.

Ayer diseñaba con su carita un cartel, y hoy apenas pude mirarla.

Doy gracias porque hoy no estaba sola para afrontar todo esto, tenía al lado amigxs voluntarixs que han hecho posible que actuemos con rapidez y ningún animal se quedara desatendido.

Doy gracias porque con lo recaudado en el  evento que hicimos el domingo, hoy hemos podido pagar el Taac y hospitalizar a Elenita.

Y si mi niña mañana sigue viva, celebraremos el día de las flores mas alegre y colorido que jamás hubiéramos imaginado, con su carita anunciando ese evento, la cabrita con esa mirada pícara y sonriendo con la boquita torcida.

Pero hasta entonces, el cartel ya no tiene sentido.

image001

3 Comments

  1. Ovidio dice:

    No es para menos, son cosas muy tristes las que cuentas, y parece que también se ha sumado la mala suerte al resto de circunstancias. A veces los tópicos son ciertos, así que me permitiré aludir a uno. Piensa en todo el trabajo y esfuerzo que dedicáis a todos esos seres. Es fácil que las situaciones duras e impactantes releguen a un segundo plano las situaciones positivas, pero siguen estando ahí, y creo, por las entradas que leo por aquí, que el balance sigue siendo abrumadoramente positivo. Es eso en lo que debes centrarte para que no te afecte tanto.

    Hacéis todo lo posible y tenéis una enorme voluntad, pero, como está bien claro, la madre naturaleza es quién manda y decide, así pues no es posible tener todo bajo control y pretenderlo sólo conducirá a frustración. Es injusto, pero así funciona.

    Esperemos lo mejor para Elenita y sus crías.

    Un beso y anímate, hermana.

  2. carmen dice:

    ¡Mucho ánimo, que somos muchos los que enviamos energía positiva para ayudar!

  3. carmen dice:

    Animo! !Elenita aguantará, como todas las madres, y tendrá los bebés, ya lo vereis. Yo pienso como Ovidio, pero cuando se va alguno te sientes igual defrustadx y con la sensación de que no has hecho lo suficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>