El bebé marcado de rosa

Hoy me he encontrado contigo, sabía que algún día tendría que pasar. Que te vería frente a frente, y nuestras miradas se cruzarían.

Ha sido tan rápido todo que yo, preparada para mirar sin ver, solo actuar y ser un buen testigo, he intentado no conectar y he cerrado los ojos, pero te he sentido.

Tus gritos eran tan fuertes que han resquebrajado mi interior, y he seguido adelante retomando mi papel mientras sabía que observabas, que me llamabas y me pedías auxilio.

Me han dado tantas ganas de gritar y destrozar esos barrotes, de sacarte a ti y los cientos de cerditos que gritaban a tu lado.
Barrotes irrompibles, gigantes, mugrientos, que fueron mordidos antes por miles de cerdos, que como tu, no podrán escapar del peor de los destinos.
En mi mente me acercaba, en mi imaginación te tocaba la carita para que supieras que te he visto, que siento tu dolor y que para mi si cuentas, que te he conocido un segundo y ya vivirás siempre conmigo.

Pero por ti y por los demás he seguido.
Actuar rápido para ser testigos de ese homicidio. Que la pena no frena nuestros movimientos sino los haga más diestros y certeros.
Y así ha sido.

He cortado esta fantasía de cercarme, para poder trabajar y he ocupado con estas palabras mi mente.
He aguantado de forma no consciente la respiración, uno no se acuerda de vivir mientras esta en medio de tanta muerte.

-¡Haz fotos!- He gritado para no dar lugar a sentimientos de flaqueza.

Hoy han sido asesinados
Y mi cabeza ha vuelto a girar sabiendo que emprendía el camino que me apartaba de ti. Ha sido un segundo de despedida para comprobar que desgraciadamente seguías allí.
Y allí estabas, marcado de rosa, como el resto. Pero tu me mirabas a mi. Y yo a ti.

cerditos

1.500 cerdos como él mueren cada día en este centro, un matadero común de cualquier pueblo.
Si fueran humanos tendrían 7 años.Son sólo niños que no han tenido tiempo de vivir.
Inocentes que no han hecho nada malo para ser golpeados y asesinados.

Hoy han sido asesinados…

En un segundo he podido ver que todos estaban obesos, yo que he cuidado y amado a bebes como ellos, que he conocido su bondad, su alegría y las ganas de investigar y jugar como tienen todos los niños de su edad, aunque sean de otras especies.

Yo, que les he besado y les he abrazado mientras dormían, he presenciado como soñaban…como tienen distintas personalidades y caracteres, se parecen en apariencia pero cada uno es un individuo único.

He tenido la suerte de comprobar su sensibilidad y he visto en su mirada reflejado el amor cuando les acurrucaba.
Y ahora, les veo tratados peor que tratan a cualquier mercancía, a golpes y gritos les encierran hacinados. Les veo arañados por los hierros, amoratados de los golpes del transporte… y he recordado lo delicada que es su piel.

He recordado sus risas al despertar bajo el sol enterrados en paja.
Y se, que ese bebé marcado de rosa jamás ha tenido el placer tan humilde, de dormir en blandito, de ser acariciado o de retozar en el barro como a todos los cerditos les gusta hacer.

Son experiencias tan sencillas y a la vez, tan placenteras para ellos…y él nunca podrá tener…
Mientras me contaban en la oficina como es el negocio de matar para vender carne a los humanos, al bebé marcado, le han apaleado por un pasillo donde corrían ríos de sangre aun caliente.

Le han montado en una rueda de CO2 que les aturde 30 segundos y su dulce mirada se ha cerrado sin comprender porque ha de morir si no ha hecho nada malo.

En medio de ese letargo, el bebé ha sido degollado por un cuchillo desde la garganta hasta la tripa. Le han arrancado órganos y vísceras.
A un bebé de 6 meses le han arrancado la piel. Cortado pezuñas y manos.

Y un segundo después, la cabeza que me miraba desde los barrotes de esa oscura celda, ya no seguía en su cuerpo. Está perdida entre cientos de cabecitas de animales que querían vivir y han sido asesinados.

Ya son LA canal.

Y de aquí, a una temperatura de 12 grados partirán hacia carnicerías o supermercados.
Y mañana, esos 1500 bebes serán la carne tan ansiada que comen algunos humanos en forma de filete, salchicha o cualquier otra forma que no haga recordar que son trozos de personas lo que devoran en sus platos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>