El amor no solo es cosa de humanos

Jana y Zoe se aman. No hay más que verlas juntas para percibir que es un amor profundo y puro, tan complejo y “elevado” como el que podamos sentir los humanos por nuestros seres queridos.
No les unen lazos de sangre. Se conocieron en el santuario, cada una con su propia historia a sus espaldas. Ellas, junto con el resto de compañeras, son ahora una familia : se cuidan las unas a las otras, se echan de menos cuando alguna no está, se dan abrigo cuando hace frío, descansan juntas después de comer y disfrutan de la compañía mutua.
Si alguien piensa que el amor es un sentimiento exclusivamente humano, es que no ha visto a Jana y Zoe haciéndose arrumacos.
Los animales no son cosas, no son objetos para nuestro uso.
No son algo, son alguien.

jana-y-zoe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>