Tratadas como basura

Hoy os queremos contar una historia que nos ha llegado al corazón, una historia agridulce, de abandono pero también de esperanza. Es la de dos pequeñas conejas que vivían en una casa, con una familia donde había una niña que trató de cuidarlas con los pocos recursos que tenía.
Mientras sus padres las odiaban y le amenazaban con hacer un guiso con sus cuerpecitos, ella hacía colectas y vendía sus propios objetos para ahorrar dinero y esterilizarlas, pues había leído sobre las consecuencias negativas de los celos continuados y los problemas graves de salud que podía acarrearles.
Pero la sensibilidad de una niña pequeña no es suficiente para abrir los corazones de quien no está dispuesto a aprender de los demás y las pobres conejas vivieron meses encerradas en jaulas minúsculas hasta el punto de llegar a no saber caminar.
Y un día, esta familia se mudó, hizo las maletas, precintaron sus enseres personales en cajas de cartón y antes de partir a su nueva casa, dejaron a las conejas en el contenedor más cercano. Por fortuna, alguien pasó por los contenedores de basura, donde los niños estaban gritando alertados por la jaula con animales dentro. Allí aterrorizadas, indefensas, sin poder moverse o esconderse estaban nuestras pequeñas amigas.

El veterinario las reconoció enseguida gracias a esa niña maravillosa del barrio que había hecho lo imposible por cuidadar de las conejitas, y ellos fueron quien nos pusieron al corriente sobre la mudanza de la familia.

Ellas crecerán ahora en El Hogar Animal Sanctuary, simbolizando la ternura y la compasión que tantos niños llevan dentro y que va muriendo poco a poco por presión social. La sensibilidad debe ser alentada siempre, jamás acallada, pues es lo más valioso que tenemos además de la propia vida.
Ojalá esta pequeña llegue a descubrir que sus amigas están bien, que van a ser felices y que las vamos a querer tanto como ella. Ojalá que sus padres sean capaces algún día de darse cuenta de que personas como su hija son las que harán de este mundo un lugar mejor.

¿Quieres ayudarnos a darles una vida mejor y más segura?
Amadrina a las conejitas y forma parte de su nueva vida: [email protected]

conenegra

coneblanca

1 Kommentar

  1. Mary sagt:

    Yo pondría una mezcla del nombre de la niña, en su honor, si sabéis cómo se llama…

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

//]]>