Lenguaje especista

Dice la mala fama que los cerdos son sucios, utilizándose términos como „guarro“ ,“marrano“,“cochino“, para definir despectivamente a humanos desaseados, sucios, groseros, egoistas o miserables (según la RAE)

Sin embargo, a los cerdos, como a la mayoría de los animales, les gusta hacer sus necesidades lejos del lugar donde duermen, y necesitan darse baños de barro porque no tienen pelo que les proteja del sol y los insectos (los elefantes, entre otros, también acostumbran a cubrirse el cuerpo de barro). No huelen mal, ni están sucios, cuando tienen la posibilidad de mantener sus hábitos de higiene según sus propias costumbres, claro está.

Son de naturaleza sociable y saben respetar a sus compañeros, adoran el contacto físico, las muestras de cariño, disfrutar de una rica comida y dormir una buena siesta a la sombra de un árbol.

Sólo si convives con alguien de igual a igual puedes conocerle como realmente es, sin los prejuícios del especismo.

❥En la foto: el apuesto Potter, el primer cerdo vietnamita que llegó al santuario.

fotopotterL

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.

Diese Website verwendet Akismet, um Spam zu reduzieren. Erfahre mehr darüber, wie deine Kommentardaten verarbeitet werden.