CUIDANDO A UN GATO CIEGO (1ª PARTE)

¿Cuáles son los signos de ceguera en gatos?

Bichi, gata ciega, habitante de El Hogar (Lucia Albano)

Los signos de ceguera varían según la velocidad de inicio de la pérdida de visión. Los gatos que se vuelven repentinamente ciegos pueden parecer desorientados, vocalizar mucho y agacharse, pareciendo poco dispuestos a moverse. Más a menudo, los gatos se vuelven ciegos de forma más gradual. En esta situación, puede ser difícil decir que un gato no puede ver cuando se observa en el entorno del hogar, porque memorizan su territorio con mucha precisión. Si tu gato tiene problemas con su visión, es posible que hagan lo siguiente:

–          Parecer estar más tranquilo y dormir más de lo normal.

–          Chocar de vez en cuando contra un objeto que acabas de colocar en esa posición.

–          Dejar de saltar sobre cosas y tomarse mucho tiempo para saltar.

–          Golpearse contra una puerta que normalmente tienes abierta pero que en ocasiones está cerrada.

–          Comenzar a acercarse a las situaciones de forma más lenta y cautelosa, con la cabeza baja para usar los bigotes como guía.

–          Caminar alrededor de una habitación a lo largo de las paredes en lugar de hacerlo a través de ella, usando las paredes como guía.

Padecer cambios visibles en los ojos.

–          Las pupilas pueden parecer muy grandes, por lo que se puede ver menos el iris de color y más la pupila negra. En la mayoría de los casos, estas pupilas no se hacen más pequeñas cuando se exponen a la luz como lo hacen en los ojos normales, pero siguen siendo grandes.

–          En los casos en que la retina se ha hecho más fina, se puede ver un resplandor brillante reflectante desde la parte posterior del ojo. La estructura brillante se llama tapetum y se encuentra en la parte posterior del ojo. La mayoría de los animales tienen un tapetum para ayudarlos en la visión nocturna, y puedes verlo brillar en los animales cuando enciendes las luces del coche en la oscuridad. La retina se encuentra en la parte superior del tapetum y lo apaga un poco. Por lo tanto, si la retina está más fina o ausente debido a enfermedades como el glaucoma crónico o la degeneración de la retina, el tapetum nos parece aún más brillante.

–          Puede haber una apariencia blanca dentro del ojo, que puede ser una catarata.

–          Puede haber una apariencia blanca en la superficie del ojo en la córnea.

–          Los ojos pueden estar rojos si se llenan de sangre, pero el enrojecimiento generalmente disminuye gradualmente a medida que la sangre es absorbida por el cuerpo.

 

Fuente:
Capítulo extraído y traducido del libro Caring for a blind cat (cuidando a un gato ciego), de Natasha Mitchell.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.