Cuentos de El Hogar: Gala

inf3

Érase una vez una linda gatita, blanca como un copo de nieve, de piel sensible y delicada. Tuvo la mala suerte, como tantos y tantos gatos, de ser abandonada por algún humano, así que con solo unos meses de vida, se quedó huérfana en la calle, separada de su madre y sus hermanos, deambulando de un sitio a otro; Era una bebé asustada sobreviviendo al mundo de alrededor peligroso y amenazante: coches que casi la pillaban, humanos groseros que la echaban de mala manera de los alrededores de sus casas a los que se acercaba buscando comida y calor, y algunos grupos de gatos que no aceptaban la presencia de nuevos compañeros en su territorio…

Tras dar muchas y muchas vueltas, encontró una hermosa familia de gatos que le invitó a quedarse con ellos. Se sintió muy feliz y tranquila, por fin tenía otros gatitos con los que compartir aventuras y alegrías. Además,  había un grupo de humanos que les llevaban comida y se interesaban por su bienestar. Como era una gata tan linda, enseguida empezó a tener mucho éxito entre los otros gatos, pero, como es habitual en el mundo de los gatos que viven en la calle, dos veces al año tenía gatitos, con el esfuerzo y la cantidad de preocupaciones que eso le suponía: buscar comida para todos, protegerlos de los coches y otros peligros, ver como muchos se morían de enfermedad… y la linda gatita sufría mucho cada vez. Además, debido a su color tan claro, el sol le empezaba a dejar marcas y heridas en su piel, con lo que nuestra amiga  empezaba a no encontrarse muy bien.

Un mal día, la linda gatita se perdió de su grupo. No sabe cómo se despistó, pero no podía encontrarlos. Se acordó de cuando era pequeña y se había quedado sola también. Volvió a sentir miedo y soledad. Caminando por un campo, vio a unos señores a lo lejos y se acercó confiada, pero de pronto: ¡“zas”!, oyó un ruido enorme y sitió un terrible dolor en la parte de atrás de su cuerpo. Maulló de dolor y miedo más fuerte de lo que nunca pensó que pudiera hacerlo. Intentó correr pero no podía, tal era el dolor que sentía. Las personas gritaban detrás de ella y como pudo, arrastró su pata herida y consiguió encontrar un escondite donde se quedó hasta que se olvidaron de perseguirla.

Horas más tarde, sus dientes dejaron de castañear por el miedo y sus lágrimas dejaron de caer por el dolor, fue entonces, cuando pudo quedarse dormida hecha un ovillito, con su patita tiesa llena de perdigones.

De pronto se despertó, notó unos lametazos conocidos, era una de las gatas de su colonia. Qué alegría y qué alivio, volvió  a tener esperanzas. Su compañera le enseñó el camino de vuelta y lo hizo a su lado lentamente, pues la pata de la abuelita se iba arrastrando contra el suelo en cada paso.

Los humanos que cuidaban de la colonia se alegraron mucho al verla de vuelta, pero también se preocuparon al ver su estado. Se la veía tan viejita y tan enferma… Así que pensaron que no podía seguir más en la calle y decidieron llamar al lugar donde los animales viven felices, “El Hogar Animal Sanctuary”. Y la abuelita blanca, Gala, tuvo la suerte de convertirse en compañera de Félix, el protagonista de nuestro anterior cuento.

Allí la acogieron con los brazos abiertos, curaron sus heridas y la ayudaron a superar el miedo que había cogido a los humanos después de ese horrible disparo.

Después de 4 años, Gala, la Abuelita Blanca que así la llaman cariñosamente, sigue viviendo cada día más mimosa y hace las delicias de todos los compañeros humanos que pasan por El Hogar. Por su Hogar.

2 Comments

  1. Mirta dice:

    Que dolor siento en mi alma cuando leo estos, mas que cuentos son documentos verdaderos, de las triste histotias que viven nuestros hermanos menores. Menores no porque sean menos, menores porque no tienen voz entre nosotros, y a un hermano menor hay que protegerlo. Siempre sentì que naci humana por casualidad, pero estoy segura que podría haber nacido en cualquier cuerpo de este planeta. Es hermoso todo lo que hacen por todos ellos y me encantan todos. Ellos son un verdadero ejemplo para los humanos vivir y dejar vivir yo creo que ese es su lema. Cuando veo como durtmen abrazados uno con otro. Cuando compsrten los paseos . Cualdo se ven por primera vez como la vaquita Clara con su nueva mamá es simplemente MARAVILLOSO cuando seremos como ellos? Un cariño grande Mirta Molina De SOSA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>