¡Bienvenidas, Lila y Malva!

La raza de pollos broiler es el resultado de décadas de manipulaciones genéticas que buscan la máxima rentabilidad en la explotación de estos animales. Así, con poco más de un mes de vida, los broiler habrán triplicado su peso proporcionando a la industria una carne con bajos costes de producción.

La sobrecarga de peso genera hinchazón crónica y fracturas óseas en las patas de los pollos impidiendo su movilidad. Esta postración forzosa produce dolorosas rozaduras y escarificaciones que, a menudo, derivan en graves procesos infecciosos.

malva

Pero el incremento antinatural de peso también afecta a los órganos internos. La compresión de corazón y pulmones provoca una insuficiencia cardiaca y respiratoria que causa sensación de ahogo constante en los animales.

Desde su nacimiento, los pollos broiler vivirán confinados en naves de engorde en las que se hacinan miles de individuos. Tras una breve existencia de sufrimiento y privaciones, a los 45 días de edad serán asesinados en el matadero para convertirles en carne de consumo humano.

Este era el destino de Lila y Malva, pero ellas fueron felizmente rescatadas del infierno de la explotación y ya son parte de la gran familia de El Hogar. Aquí son respetadas como individuos y disfrutan de sus vidas en libertad.

El calor del sol, la caricia del aire y el tacto de la tierra ya no les son ajenos y sus días transcurren plácidamente picoteando grano y verduras variadas. Ahora sus cuidadores velan en todo momento por su salud y bienestar y les proporcionan los tratamientos necesarios para su recuperación física y psicológica.

¡Bienvenidas a casa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>