Bienvenida a tu Hogar

Zai es un bebé pequeño de color rosado gestado en el vientre de una madre probablemente forzada a traer al mundo a muchos más como ella. Cuando sus explotadores la vieron por primera vez, supieron que su encanto infantil inspiraría la simpatía y la ternura de muchas personas y que eso se traduciría en sustanciosas ganancias para ellos.

Separada de su familia con pocas semanas de edad, a Zai le esperaba el frío asfalto de la ciudad como lecho y los brazos de quienes la oprimían como único refugio porque su destino era ser utilizada como reclamo en el ejercicio de la mendicidad.

Y eran muchos los viandantes que se detenían conmovidos al verla y realizaban su donativo en la bienintencionada creencia de que esa aportación garantizaba el bienestar de la pequeña. Ellos no sabían que con su gesto no hacían sino perpetuar su condena.

Zai era exhibida en la vía pública durante jornadas interminables y alimentada con desperdicios de escaso valor nutricional que le hacían ganar peso de forma desmesurada, perjudicando su normal desarrollo y poniendo en riesgo su salud. Pero cuando naces para ser usado, tu vida y tus intereses poco importan, pues no eres nada más que un mero instrumento que otros manejan en su beneficio.

En el futuro de Zai se adivinaban los peores presagios porque con el tiempo crecería perdiendo ese atractivo característico de los bebés y dejaría de movilizar la compasión y la generosidad económica de la gente. Entonces, ya no resultaría útil, ni rentable, entonces, sus explotadores decidirían deshacerse de ella y quién sabe si quizá convertirla en parte de su menú.

Zai es una cerda vietnamita y su historia es la historia de muchos animales que están siendo explotados en este mismo momento, en nuestros pueblos y ciudades, por individuos o mafias organizadas que hacen de la mendicidad su particular negocio a costa de utilizar bebés de cualquier especie como señuelo.

Por fortuna para Zai, en su camino se cruzaron algunos humanos conscientes de su situación que decidieron luchar hasta el final por su liberación.

Ahora corre, salta y juega con alegría y despreocupación, como corresponde a su corta edad. Ahora disfruta de una alimentación sana y equilibrada y recibe cuidados y atención veterinaria. Ahora tiene una familia que la quiere y respeta y un Hogar confortable en el que crecer segura y feliz.

En el Hogar de Luci, todos celebramos su llegada y la acompañamos ilusionados en estos los primeros pasos de su nueva vida en libertad.

Porque todos los animales merecen ser tenidos en cuenta como individuos, porque son alguien, porque tienen derechos, porque tú quieres ayudarles, rechaza su explotación.

¡Bienvenida a casa, pequeña Zai!

Si quieres amadrinar a Zai, ser parte de su vida y ayudarnos a cuidarla para que crezca sana y feliz, escríbenos a: [email protected]

zai

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>