Angelines, su historia

Foto: Jon Amad

Foto: Jon Amad

Hace dos días Angelines de tan sólo 2 meses de edad, vivía encerrada en una fría y desoladora granja de cerdos. Allí donde engordan y venden a los cerdos para usar sus cuerpos como comida.

Una activista de El Hogar ProVegan contó a su familia que colaboraba con un santuario, y les explicó entusiasmada la forma tan respetuosa y el amor con el que se tratan aquí a los animales.

El familiar era el propietario de dicha granja, y le contó la historia de Angelines: como la cerdita bebé moriría por no asimilar bien la comida, no coger peso ni fuerza…

Nuestra compañera jamás pensó que ver sus fotografías causarían tal pena en ella y nos llamó pesarosa sabiendo nuestra mala situación económica y recordando que no estamos haciendo rescates porque estamos construyendo el santuario.

Aún así, lo dejamos todo y salimos corriendo para salvar a esa bebé de cuerpecito tembloroso y mirada chispeante. Sabemos lo sensibles que son los cerdos, y sabemos lo que ocurre en las granjas…por eso hemos hecho lo imposible y seguiremos haciéndolo, por ella.
Apostamos por la vida y apostamos porque sabemos que pese a nuestras dificultades, no estamos solas y entre todas vamos a darle lo que necesite para que pueda tener una vida digna y felíz,como todos los animales deberían tener.

Si quieres ayudarla y ayudarnos, ahora puedes hacerlo apadrinandola, así tendrás un vínculo especial con ella y compartirás los momentos más dulces de su vida:
[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>