Al servicio de su amo

 

 perrete
Los perros destinados a servir como guías de invidentes o bien como asistentes de humanos con otras discapacidades, proceden de criaderos especializados en los que se aplican técnicas de selección genética para obtener individuos que se ajusten a los estándares físicos y psicológicos deseados.
Estos centros son pues auténticas fábricas de producción de cachorros que, ya desde el momento de su concepción, son considerados meros utensilios al servicio del ser humano y puestos a la venta como un producto de consumo.

Si tomamos como referencia a los perros guía para invidentes en España, éstos son separados de su madre y hermanos, con tan solo siete semanas de edad, para ser entregados a una familia de acogida, que se encargará de llevar a cabo la fase inicial del programa de adiestramiento, consistente en un concienzudo entrenamiento en obediencia y sumisión.  Al cumplir un año de edad, cuando los jóvenes perros ya han establecido lazos afectivos con sus cuidadores, son arrancados del que consideran su hogar y enviados a la Fundación Once para acometer la segunda etapa del adiestramiento, denominada “fase de acoplamiento”, en la que cada animal es puesto en contacto con la persona ciega a la que en adelante habrá de servir.  Ambos tomarán parte de un curso de tres semanas en el que el perro será instruido en las destrezas necesarias para desempeñar el papel de asistente del humano, lo que implica la inhibición y la renuncia a sus más elementales instintos naturales y el total desprecio hacia sus deseos e intereses como individuo.Superado este duro aprendizaje, el animal es oficialmente entregado a su “dueño” y comienza su periodo de servidumbre forzosa, condenado a representar día tras día un papel ajeno a su naturaleza que le convierte en un autómata privado del derecho fundamental a disfrutar de su propia vida.

En consonancia con su consideración como mero instrumento o herramienta, cuando el perro pierde capacidades por vejez o enfermedad, la Fundación procede a reemplazarlo de inmediato por un nuevo animal.
Mientras, el destino del perro desechado quedará a merced de la persona a la que sirvió, de tal forma que los más afortunados permanecerán en casa hasta el final de sus días, pero muchos otros serán devueltos a la Fundación y recluidos en una residencia canina para esperar la muerte en soledad.

La gran mayoría de personas que padecen ceguera u otras discapacidades físicas, pueden llegar a desarrollar su vida sin necesidad de un guía o asistente y, en aquellos casos en los que esta figura sea precisa, los candidatos más idóneos para realizar dicha labor serían otros humanos voluntarios o contratados a tal efecto.

Los animales no somos instrumentos al servicio de otros. El reconocimiento del derecho de todo individuo a su vida y a su libertad conduce al rechazo de la esclavitud en cualquiera de sus formas, más allá de la raza, el sexo o la especie de las víctimas.

9 Comments

  1. Pilar Martin dice:

    Totalmente de acuerdo. En pleno siglo XXI y la esclavitud animal intenta mostrarla como ‘normal’.
    No a desnturalizar a un animal para servir a otro.

  2. Maria dice:

    Vamos a ver…. se os va de las manos de verdad… Esto es el colmo….. ¿Acaso vas a ser tu quien ayude por tu cara bonita 24 horas sobre 24 a toda esa gente? Estos perros son adiestrados (sin que sufran maltrato) para que les ayuden en todo… incluso les ayudan con las medicaciones…..No sirve cualquier animal y antes de seguir el proceso es seleccionado pues tiene que tener un perfil de aprendizaje, y estabilidad increibles.

    Os doy la enhorabuena por no ver la realidad y vivir en vuestro mundo de yupi donde dentro de poco va a ser maltrato hasta mirar a un animal a la cara.

    • adminsantuario dice:

      Buenas tardes, María.
      En primer lugar, muchas gracias por tus palabras. Todos los puntos de vista son bienvenidos y nos ayudan a construir nuestra identidad. En segundo lugar, te invito a que releas detenidamente el post y podrás comprobar que en ningún momento es mencionada la palabra maltrato. Y no es mencionada porque la realidad de la que estamos hablando va más allá de eso: se trata de explotación y negación de la identidad que cada individuo utilizado para el servicio tiene. Como muy bien dices en tu comentario: “¿[…] vas a ser tu quien ayude […] 24 horas sobre 24 a toda esa gente?”. Si no concibes que esto pueda ser llevado por un único ser humano, ¿por qué hacer responsable de ello a un animal no humano? Ellos tienen el mismo derecho a vivir su vida como nosotros la nuestra, ¿no estás de acuerdo? Además que hoy en día hay muchas alternativas, he aquí un ejemplo:

      https://www.sonriealdia.es/ciencia/166-crean-una-aplicacion-movil-que-hace-de-lazarillo-para-los-invidentes

      Y más que seguirá habiendo
      Espero haberte ayudado a aclarar este punto. Un saludo.

  3. Maria dice:

    Una cosa que tengo muy clara es que para esos invidentes ese perro… es lo mejor que les pueden dar (ya no desde el punto de vista de “herramienta”) se convierte en un compañero, llegan a una complicidad tal con ellos que la pérdida del mismo es mucho mayor que la que tiene cualquier otra persona. Por otro lado en el caso de por ejemplo personas con deficiencias psíquicas, se ha demostrado que las terapias con animales hacen mucho más que cualquier otro tipo de terapia, pues sumado a los ejercicios que tengan que hacer con los animales, se suma la responsabilidad de su cuidado que es algo que se les inculca y que ellos aprenden. Los niños síndrome de down tienen mejores resultados con terapias equinas que aquellos que solo tiene terapias asistidas de gimnasia, natación y danza…ya que los animales les aportan “algo”; y todos esos animales tiene que pasar por unos “tramites” para que sean aptos, pues no pueden ser agresivos, ni hacer movimientos brusco, ni asustadizos y un largo etc.
    A los animales no se les enseña a ser sumisos, lo llevan en los genes, perros de una misma raza pueden ser de muy dominantes a lo más sumiso que hay y esa es una de las características que busca. Es el perro el que demuestra que vale, si en algún momento del “entrenamiento” no son aptos… se les retira y se entregan a una familia. No se puede vivir en un mundo utópico… si pro ejemplo se liberase a todos los agapornis que existen actualmente enjaulados en España, se produciría una invasión de esa especie y desplazaría a las propias…. Hay cosas que utopicamente son muy bonitas pero hay que aprender a ser muy responsable.

    PD: hasta donde yo se las app de móvil no son capaces de apretar un el boton rojo de emergencia para que venga una ambulancia o sanitario…

  4. maria dice:

    Y los perros y caballos de la policía??y los perros de salvamento??y los perros q encuentran droga??lo mismo q los perros guía,son perros muy felices,ellos tb se sienten bien cuando se les saca lo mejor de ellos,espero q nunca te veas en una catástrofe y te tengan q buscar o tengas algún impedimento en el q te tenga q ayudar un perro porq tendrás q rectificar.

  5. Amparo dice:

    bueno lo de modo de explotación lo ponéis en el hogar de Luci vuestra web del facebook, así que sí sabemos leer, que explotación y maltrato todo en el mismo saco.
    Lo del aparatito muy mono, pero el día que la tarifa de datos se te gaste,no haya cobertura, las pilas, haya una obra que no está actualizada, un corte de calle etc… eso no te sirve de nada y como te indique mal un puente, vamos el pobre invidente se ahoga por el aparatito. Mientras que un perro o una persona te pueden salvar de cualquier situación de esas porque están las 24 horas cuidando a la persona discapacitada (si hay personas que cuidan 24 horas a las personas y a lo que se refería María es que si no lo hace el perro lo hace una persona…. ¿por qué? pues mira porque hay personas que les a tocado y aparte de invidentes también tienen alzheimer, por ejemplo y necesitan de alguien que les de la medicación).
    Que el aparatito ese si sirve si el ayudante o el perrete se pone enfermo y estas una semana sin asistencia, pero es mejor la ayuda humana o perruna que te va a dar cariño y te va a consolar en los momentos difíciles y sobretodo una persona o una animal te va ayudar a ser más feliz y ser más agradable la vida y el aparatito no.

  6. adminsantuario dice:

    Buenas tardes, a todos los que participáis en el blog.
    No os falta razón en lo que exponéis y, desde el punto de vista del humano con algún tipo de capacidad distinta al resto, podría ser del todo lógico hacer este tipo de razonamientos (digo “podría” porque me imagino que ni vosotras ni yo hemos estado en esa situación en primera persona como para poder afirmarlo categóricamente). Pero en esa argumentación creo que falta un actor importante, que es el animal no humano que tendría que llevar a cabo todas esas labores por esas personas.

    Vivimos en una sociedad que nos ha acostumbrado a ver a los perros como seres a nuestro servicio, llamándolos nuestro mejor amigo. Y estamos tan acostumbrados, como digo, a esta visión, que olvidamos que también son individuos con intereses propios, que no están en el mundo para servirnos a nosotros, sino por sus propios motivos. Ellos sufren, sienten, son felices o desgraciados en función de lo que hacen y les ocurre, y dado que no nos pueden explicar qué les hace felices y qué no, deberíamos ser nosotros, los humanos, quienes velemos y cuidemos de su bienestar. ¿Son felices sirviendo 24 horas a un humano? ¿Buscando droga, dinamita, supervivientes? Yo no lo sé, tú no lo sabes… Pero, ¿es algo que ellos hacen sin que el humano los incite a ello? No.

    Pensémoslo de otro modo: decimos que el perro es nuestro mejor amigo. ¿Trataríamos de ese modo a un amigo humano? ¿Querríamos nosotros mismos ser tratados de ese modo? Y aunque accediésemos a hacerlo, nosotros estaríamos eligiendo, pero a ellos les estamos obligando, porque no tienen elección. De eso se trata.

    Durante décadas, se consideró a los miembros de la raza negra como inferiores, como personas embrutecidas, que no sentían, que estaban hechas para el trabajo. De modo que se las esclavizó y estuvieron al servicio de la raza blanca, posiblemente ejerciendo, entre otras, tareas como ésta. Puede que hubiese esclavos “bien tratados”, con sus comidas, su tiempo de ocio, sus ropas limpias… ¿querrían estos esclavos, igualmente, ser libres y recuperar su libertad y su identidad? Definitivamente, SÍ.

    Posteriormente, fueron las mujeres las que consideradas inferiores y relegadas a servir al hombre. Por más que una de esas mujeres se sintiese querida por su esposo, apreciada en su entorno y libre en sus acciones, nunca se encontraría a gusto con su propia identidad si no puede ser considerada en la totalidad de su valía.

    Estas discriminaciones, al menos en nuestra sociedad, han pasado o estamos a punto de dejarlas atrás. Pero hay una que no hemos abandonado, y es la discriminación a los animales distintos a nuestra especie. Si no trataríamos a los humanos como no querríamos que nos tratasen a nosotros, ¿por qué hacerlo con los demás animales? Desde el momento en que sienten y sufren merecen nuestro respeto.

    Tomaros un tiempo para considerarlo, para pensar si os gustaría para vosotras un trato como el que se les da a ellos, y sed honestas con vosotras mismas, no conmigo.

    Muchas gracias por vuestras aportaciones. Un saludo.

  7. Hola adminsantuario,
    Desde que fundamos la Asociación de Perros de Asistencia AEPA decidimos no seguir las “pautas” de las grandes (o medianas) escuelas. Por ello los pocos perros que preparamos siempre vivieron con nosotros, en casa. Preparamos a los usuarios durante, a veces dos años, para que pudieran ocuparse debidamente de sus perros, y todos los procesos de acoplamiento fueron hechos con sumo cuidado, a pesar de que ahora, en la distancia, nos damos cuenta de todos los errores que cometimos.
    Sin embargo siempre nos ha invadido la sensación de que los perros de asistencia en general no llevaban vidas agradables. Conocimos muchas escuelas en las que las subvenciones, la imagen, el “escaparate” que suponían los perros de asistencia pasaba por encima de todo. Muchas de las cosas que dices arriba son ciertas. Estoy segura de que la mayoría de los trabajadores de estas escuelas se desviven por que los perros estén bien, pero hay muchas cosas que no están en sus manos. Nosotros nos desilusionamos mucho con todo ese mundo y abandonamos todas las Federaciones, Coordinadoras y grupos de agrupaciones a los que pertenecíamos. No descartamos preparar alguna vez un perro de forma privada (si se dan todas las condiciones idóneas y estamos al 100% seguros de que el perro va a vivir feliz) pero desde el año 2005, por problemas éticos, dejamos de prepararlos y solo nos dedicamos a informar, y en la mayoría de los casos a desaconsejar la solicitud de perros de asistencia.
    El año pasado, por coincidencia de dos eventos tuve ocasión de volver a ver perros de asistencia “europeos” y por poco me pongo a llorar al ver lo tristes que parecían. No digo que se les maltrate pero muchos de ellos llevan vidas tristes.
    Estaría encantada de seguir hablando contigo de este tema. Mi correo es: [email protected]
    Gracias por el artículo y un saludo.
    Cristina Muro

  8. elenavegana dice:

    los perros de rescate si que son maltratados. Cuando fue lo de las torres gemelas y habia que buscar a tanta gente los perros trabajaron tan seguido sin descansar ni para beber ni para comer que tenian que ponerles sueros para que no se murieran y eso salio en un documental de las torres gemelas dicho como si fuera lo más normal. Yo esta ba horrorizada pero supongo que para alguien que no valore la vida de todos los animales por igual eso esta bien hecho. Otra cosa, solo comentas lo bueno que es para los invidentes y aqui se habla del perro, que no tiene culpa de que alguien nazca con una enfermedad. Otra cosa, nadie dijo que el mismo humano tenia que cuidarlo 24 horas no tergiverses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>