Adiós Melón

Adiós mi niña de ojos azules, la patita más viva que conocí. Vivía el sol, vivía el agua, la comida, vivía dormir calentita…

Comía voraz sus galletas de Gullon. Su pan bimbo integral, su grano y todo lo que pudiera tragar. Hasta en los últimos momentos, comía un croissant que habíamos guardado para ese momento.

Ya después de 2 años viviendo juntas, hoy me dejó acercarme más que nunca.
El último viaje programado, juntas. Tranquilas. Mirándonos y queriéndonos.

Hoy su piquito se metió al calor de mi brazo, las dos juntas respiramos, y con resignación nos dijimos adiós
Hoy sujeté con amor su cabecita, ella cerraba los ojitos viéndome sonreír. Mi sonrisa para ti, Melón, y mis lágrimas para cuando no puedas verlas, porque las lagrimas son de dolor y eso no, no quiero más para ti de eso.
Sabemos que hicimos lo correcto, operarte y hacerte feliz. Pero hay enfermedades crueles que no perdonan y roban tiempo que no es suyo y aunque no es justo, nada podemos hacer.

Ahora veré tu mirada en cada pato, tu gracia en cada piquito, tu corazón debajo de todas las plumas.

Hoy mi amor a crecido mucho más, ya no podré mirar igual a ningún pato, porque ellos son tú y yo soy tu recuerdo.

melon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>