Adios, amigos

adios

Esta semana hemos tenido que vivir uno de los sucesos más dolorosos que se pueden vivir en un santuario: decir adiós a varios grandes amigos. Todos los días caminamos a su lado, ponemos su comida, cambiamos su agua, ahuecamos su cama, y dedicamos unos mimos que hoy se nos antojan demasiado rápidos, que hoy querríamos que hubiesen sido más largos y dedicados, sólo para tener la seguridad de que se hayan sentido todo lo queridos que hubiésemos deseado.

George era el más hospitalario de los gatos, que nos recibía primero con sus ojos azules, luego con sus ronroneos y zalameos. En la caseta de los gatos leucémicos, no faltaban nunca caricias de los voluntarios para George, que tenían siempre un compañero cálido y agradecido junto al que dormir, sin que nadie se lo pidiese. George deja un notable vacío en nuestros corazones, y como para dar fe de ello, es su misma caseta la que ardió unos días después de su muerte.

La leucemia es una enfermedad caprichosa, que dejó a George vivir mucho y sin dolor, y se lo llevó tan silenciosamente como lo invadió. Te extrañaremos, pequeño gran amigo.

Unos días después, despedimos también de manera prematura a Alba y a Bella, dos conejas que fueron rescatadas en su día del comercio clandestino de carne, y que nos han dejado después de haber vivido felices en las madrigueras que ellas mismas excavaron, junto a su compañero Hito. Tímidas y guapas, de precioso manto blanco, gustaban de corretear sin descanso entre la hierba, disfrutando de los rayos del sol en su cara, de la lluvia sobre su piel, de la tierra húmeda en sus pies… si entrabas en su parque y escuchabas callado, podías oír el golpear de sus piernas traseras contra el suelo, brincando con la alegría de quien ha descubierto de nuevo la libertad.

Sus madrigueras se quedan tristes y vacías, no tanto como el corazón de Hito y el nuestro propio. Hasta siempre, pequeñas niñas de algodón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.