Todavía puedo…

En una sociedad en la que se suele valorar el individualismo, el placer instantáneo, la competitividad o la estética, muy por encima de la bondad y el cariño, en El Hogar de Luci abrimos nuestros brazos y nuestro corazón a todos aquellos que no encajan en ese mundo de prisas e ingratitud.
Queremos mostrar a la gente lo mucho que nos necesitan esos abuelos traicionados, abandonados después de toda una vida de lealtad.
Sus cuerpos son más frágiles, pero sus corazones son sabios y serenos y perdonan y agradecen como nadie más puede hacerlo.
Adoptar a un viejito es un bellísimo gesto de generosidad, y lo que se recibe a cambio es un tesoro que nadie te podrá arrebatar jamás.
Te damos nuestra palabra.

https://www.vimeo.com/18301368

[email protected]

Sin ti, no podemos conseguirlo.

Contigo, seremos imparables.

image0024

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//]]>