Repsy

La luz de Repsy se va apagando, nuestro Repsy, el Gran Jefe, el querido abuelo de El Hogar.

Hace unos meses, empezó a sufrir una alarmante pérdida de peso y debilidad extrema, por lo que se le hizo un chequeo en el que se detectaron nódulos tumorales en el bazo. Después de la extracción del órgano y una transfusión para recuperarle los niveles de hematocrito, se le sometió durante un periodo de tiempo a un tratamiento con corticoides al que Repsy respondió muy bien.

Pero el pasado septiembre nuestro grandullón tuvo una recaída, y al verle de nuevo débil y agotado, se volvió a la corticoterapia y se le realizó un TAC que reveló diversos tumores en los pulmones de Repsy.

La quimio está descartada porque además de que, con su edad y su estado de salud, difícilmente podría enfrentar un tratamiento de ese tipo, unicamente serviría como paliativo y no para curar. Así que sólo queda esperar, cuidarle y acompañarle en este último trecho del camino.

Quizás él lo sabe, o lo intuye, por eso, cuando te acercas a acariciar su cuerpo cansado y a besar su pelo, él levanta la cabeza y justo en ese instante, hay un sutil destello de agradecimiento en sus viejos ojos negros.

repsyfot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *